Mercoplast, Carmenta, Estelar, Tembiaporendá, Geosintéticos y Propio son las empresas que dieron nacimiento a un fresco modelo de encarar los negocios en Paraguay, de abrir nuevos caminos y construir un posicionamiento sólido, apoyadas por la implementación de sistemas que están dando los mejores resultados en el mundo.

“En esta era de alianzas, ya no sobrevive el más fuerte, sino el más rápido y astuto”, reflexiona Blas Reguera, presidente del Grupo Barr, para dar a entender que el concepto actual del éxito se resume en el trabajo en equipo. El, junto a José Irastorza, gerente general de Estelar; José Bauzá, director comercial y nuevos negocios; Julio Rey, director Financiero; Fabián Raniolo, director administrativo; Augusto Mengual, gerente de Propio son algunos de los responsables de que las empresas que conforman el grupo hoy estén en la cima de diferentes rubros en la región. Todas las empresas del grupo tienen en común la velocidad, la independencia, la comunicación cordial, el espíritu incansable en la búsqueda del mejor resultado y el crecimiento, valores que inspiraron al Grupo Barr a identificarse con el colibrí a través de su logotipo.

“El colibrí es capaz de volar hacia atrás, lo que representa para el Grupo el no olvidar sus raíces ya que lleva en la sangre el legado de dos generaciones de exitosos empresarios. Pero a la par de recordar su pasado, también enseña que se debe avanzar hacia el futuro”, comenta Blas.

Para el director Comercial y Nuevos Medios, José Bauzá, el Grupo Barr se caracteriza por estar compuesto por un equipo de profesionales que anhela el progreso, la ambición sana y la mejora continua; entendiendo que los objetivos se alcanzan con esfuerzo, persistencia, perseverancia y determinación. “No queremos incorporar gente que no tenga ese ADN con respecto a buscar ser mejor, sobresalir y generar resultados que estén muy por encima del mercado”, dice.

El Grupo Barr posee más de 400 funcionarios y de forma indirecta llega a 2.000 colaboradores. Este trabajo conjunto hace que exporte productos que no solo generan divisas, sino que además lo posiciona en el mercado local y también a Paraguay en el Mercosur y el mundo.

“Las industrias son el puntal del grupo, pero hay que ver la industria no solo como el proceso, la inversión en tecnología, etc, sino de colocar a Paraguay con rubros que no le son tradicionales. Fabricar tejido plástico en el país no es tradicional, sin embargo, a través de Estelar, el mercado latinoamericano está mirando a Paraguay y eso debe tener sus beneficios”, cuenta el director.

Recuerda que en los primeros años fue bastante difícil convencer a potenciales clientes en la región de que se animaran a probar la calidad de los productos. Paraguay durante un largo tiempo fue visto como un proveedor de productos de calidad media para abajo, sin embargo, el estandarte del Grupo Barr, empezando por Mercoplast desde el día uno, fue calidad del producto.

Un trabajo de hormiga fue visitar cliente tras cliente. En muchos casos ni siquiera les abrían las puertas, recuerda José, pero lentamente fueron superando esas barreras hasta el punto que hoy todo los productos del Grupo Barr gozan de mucha confianza.

“Cuando acompaño al gerente general de Estelar, José Antonio Irastorza, a visitar clientes en Bolivia o Brasil que ya trabajan con Meplast (nuestra fábrica en Brasil) o Mercoplast (en Paraguay) de forma directa, se muestran confiados porque saben que los productos del Grupo Barr son de calidad y nos abren las puertas”, explica.

El otro importante aporte que hizo el Grupo Barr fue atraer con esa imagen de seriedad a inversionistas del extranjero. Un ejemplo fue Alok Masterbatches PVT Ltd., uno de los fabricantes más grandes de Masterbatches en India, que durante mucho tiempo intentó ingresar al Brasil y a la región con masterbatches, pero no podía. Y es que querían hacer un producto de extra zona con altísimos aranceles aduaneros -que tienen que pagar los importadores- por lo que nunca llegaban a ser competitivos.

“Gracias a que fuimos hasta la India como país logramos convencerles de que éramos la puerta ideal para ingresar no solo a Brasil, sino a todo el Mercosur. Desconocían los beneficios de la Ley 60/90, y el esquema del régimen de maquila. Al explicarles que podíamos invertir en maquinarias sin pagar impuestos, que estábamos exentos de todo tipo de gravámenes sobre las materias primas, independientemente de su origen, y que al transformarlas en un producto determinado se iban a toda la región con arancel cero se les abrieron los ojos”, explica Blas.

Si hay algo de lo que él se siente orgulloso es de haber roto paradigmas de exportación y el tabú de que en Paraguay no se podía producir productos con tecnología de punta que compitieran en el plano internacional.

Geomembrana de polietileno para impermeabilizar los suelos, captar y retener agua de lluvia en tajamares.
Geomembrana de polietileno para impermeabilizar los suelos, captar y retener agua de lluvia en tajamares.

Otro aspecto que destaca fue el haber consolidado las diferentes empresas que conforman el grupo empresarial, a través del férreo compromiso que asumieron tanto directivos como colaboradores.

“Cuando estudiaba en EEUU me di cuenta de que allí estaba todo hecho y que progresar en ese país era demasiado difícil, sin embargo en Paraguay hay muchas cosas que deben hacerse para seguir creciendo. Es una tierra que ofrece múltiples oportunidades”, puntualizó.

La primera fábrica del Grupo Barr, Mercoplast SA, fue fundada en el año 2002, en Capiatá, para dar respuesta a la necesidad que tenía Embotelladora Central de contar con un proveedor local de tapas para gaseosas.

Tras un viaje a EEUU, Blas retornó con la idea de dar vida al proyecto de ser el proveedor que necesitaba Embotelladora Central. Gracias a un préstamo de su padre pudo comprar una máquina de hacer tapitas y con la propiedad que también le había cedido instaló la fábrica. El confiesa que siempre soñó con tener una empresa exportadora, así que siguiendo ese pensamiento decidió llamar Mercoplast -que significa Plásticos del Mercosur- a su compañía.

Comenzó con 6 funcionarios: un personal administrativo, otro comercial y tres operadores; y hoy tiene 4 mercados conquistados en la región: Brasil, Chile, Bolivia y Venezuela, además de ser la segunda exportadora más grande de Sudamérica.

La capacidad de producción mensual de Mercoplast es de 100 millones de tapas, que tienen un diámetro estándar de 28 mm. “Hay tapas cortas, altas, con más o menos grosor. Por ejemplo, las de agua son menos gruesas, de 2 gr., en cambio si son para gaseosas, el grosor aumenta”, explicó. Y como un dato curioso contó que Paraguay consume 35 millones de tapas al mes.

En cuanto a las maquinarias, dijo que poseen inyectoras alemanas, matricería suiza y otras máquinas italianas. Agregó que no escatimaron esfuerzos para capacitar al personal con expertos que vinieron para hacer el traspaso del know-how, instalándose por un mes en la planta fabril.

Otro aspecto digno de destacar es que la multinacional paraguaya tiene operando en Brasil a Meplast Ltda. Esta empresa es un apéndice de Mercoplast y cuenta con oficinas y depósitos en Foz de Yguazú, desde donde se distribuyen los productos manufacturados en el país vecino.

Una nueva empresa. Atendiendo al éxito obtenido con la primera planta industrial, surge Carmenta SA, la industria de masterbatches de colores, aditivos y cargas para las resinas de polietileno y poliestireno, que cuenta con un socio accionista, desarrollador de fórmulas, colores y testeo hindú: Alok Masterbatches PVT Limited.

Producción de masterbatch blanco en Carmenta.
Producción de masterbatch blanco en Carmenta.

Blas cuenta que, ahora, Carmenta está fuertemente posicionada en el mercado boliviano en tanto que en Argentina y Uruguay la industria se perfila a crecer y consolidarse. En términos de nuevos mercados, en el corto plazo la firma apunta hacia Brasil y Chile.

Muestrarios de masterbatches.
Muestrarios de masterbatches.

“Carmenta SA tomó su nombre de una diosa griega asociada a la innovación y considerada madre de madres. En honor a ese significado, la estrategia de Carmenta es ser fabrica de fabricas, que ofreciendo calidad para innovar, brinda asesoramiento profesional a todos los que acuden a ella con ganas de crecer. Esta empresa exporta un 40% de su producción y el 60% restante lo vende a nivel local, a las industrias plastiqueras”, indicó.

En octubre del 2015 ve la luz Estelar SA. Su misión: brindar soluciones de calidad en tejidos plásticos para confeccionistas de Sudamérica. En sus inicios, la planta producía 150 toneladas de tejido pesado de rafia de polipropileno, material utilizado para diseñar el cuerpo y la base de los Big Bag (contenedores de tela flexible para albergar cargas a granel, sobre todo, de commodities).

Telares que frabrica Estelar.
Telares que frabrica Estelar.

Como parte de su plan estratégico que incluía, además, aumentar el volumen de fabricación de estas rafias de tela dura, Estelar fue sumando nuevos productos a su portafolio. Así surgieron los hilos multifilamento y las eslingas, hecho que despertó el interés de los clientes e hizo que tomaran a la empresa como referente en cuanto a soluciones de tejidos plásticos.

Al frente de la gerencia general se encuentra el español José Irastorza, quien comenta orgulloso que con la reciente ampliación de la planta fabril, Estelar produce actualmente 650 ton tejidos plásticos al mes, hecho que los posiciona como un proveedor importante en la región. Y pensar que comenzaron solo con 40 colaboradores y hoy emplean a 150 profesionales comprometidos con “hacer cosas positivas que generen riquezas y un impacto a la industria nacional”.

Puesto que la calidad, tanto en los productos como en los procesos, es una condición sine qua non que comparten todas las empresas del grupo, Estelar invirtió USD 6 millones en la nueva planta. Se trajeron maquinarias hindúes de la marca Lohia y también a expertos que instruyeron y transmitieron el know-how, al capital humano de la fábrica, así como también se hizo en todas las demás empresas del grupo.

“Antes de comprar las maquinarias recorrimos diferentes plantas industriales referentes del mundo. Estuvimos en Turquía, Serbia, India, Brasil y Argentina. Tras una exhaustiva investigación optamos por maquinarias de procedencia hindú: Lohia, una marca que está instalada en las mejores fábricas del mundo. Además, contratamos a los mejores consultores a nivel industrial para acortar la curva de aprendizaje. Trajimos gente de la India que maneja plantas 10 veces mayores que la nuestra, que nos enseñaron a sobrellevar los puntos críticos para hacer que los productos sean de la mejor calidad”, indicó José.

El siguiente paso. El gerente general de Estelar piensa en planes de crecimiento para la región y revela que para el año 2020 la meta es llegar a las 1.000 toneladas de producción.

Tejidos plásticos producidos en Estelar.
Tejidos plásticos producidos en Estelar.

“Pese a ser una empresa joven en el rubro, son muchos los clientes que han dejado de comprar a proveedores consolidados para hacer trato con Estelar, la firma que logró en poco tiempo un producto bien diferenciado y ganador”, sentenció.

La vivienda propia es posible gracias a Propio. Esta unidad de negocio fue creada hace poco más de un año para proveer soluciones habitacionales al segmento medio del mercado, pero con un valor agregado: la gestión -por parte de oficiales vendedores- de los documentos y créditos bancarios para el acceso a la vivienda.

“Nos dimos cuenta de que a la gente que trabaja de 08:00 a 18:00 le cuesta mucho hacer las gestiones correspondientes en el banco. Si bien tienen acceso al crédito bancario de la AFD, muchas veces no pueden salir del trabajo para llevar los documentos requeridos. Atendiendo a la gran demanda que había en este sector creamos una estructura con oficiales vendedores bien capacitados que se comunican con el cliente y le ofrecen nuestro producto inmobiliario”, señala Augusto Mengual, gerente de Propio.

Propio ofrece soluciones habitacionales al segmento medio del mercado.
Propio ofrece soluciones habitacionales al segmento medio del mercado.

También cuenta que las opciones a las que pueden acceder son de una casa construida, o una a construirse en otros terrenos. “Facilitamos la gestión a los clientes para que desde la comodidad de su casa u oficina accedan al crédito de la vivienda y ya solo tengan que ir a pagar la cuota”, explicó.

Propio tiene dos tipos de clientes: el consumidor final que no cuenta con una vivienda y el que compra la casa como inversión y la alquila. En el primer caso, para que esta persona acceda a un crédito de la ADF que la empresa gestiona, la persona o unidad familiar debe tener un ingreso de entre 6 y 10 millones de guaraníes. En el segundo, se trata de un inversionista que busca diversificar su inversión en algo seguro como un inmueble que le pueda generar una renta y plusvalía.

La urbanización Virgen de Fátima constituye el proyecto inmobiliario estrella de Propio. Está en Capiatá, en el km 18 de la Ruta 2. Se trata de un predio de 9.000 m2 compuesto por unas 47 viviendas -a las que pueden acceder tanto los consumidores finales como los inversionistas- que al concluir la etapa de construcción tomarán forma de un barrio cerrado.

En cuanto a la comercialización, Augusto comentó que la realizan principalmente vía redes sociales y también mediante visitas a las empresas de la zona que puedan tener potenciales clientes o inversionistas que quieran ingresar al canal de inversiones.

El foco de Propio está puesto, por ahora, en Gran Asunción. Es por ello que trabajan en San Lorenzo, Luque, Capiatá, Mariano Roque Alonso, Limpio, aunque no descartan la posibilidad de hacer proyectos similares en el interior del país.

Metas ambiciosas. El grupo se caracteriza hoy por trabajar con proyecciones a mediano y largo plazos. Cada una de las industrias del grupo tiene muy claro su objetivo. En el caso de Mercoplast, pretende llegar a exportar, entre los años 2020 y 2021, unas 100 millones de tapas mensuales en toda la región.

Carmenta apunta a consolidarse como un jugador importante de la región con la comercialización de masterbatches, a pesar de la fuerte competencia de poderosas marcas que poseen las fábricas de Argentina y Brasil; en tanto que en Estelar aspiran a fabricar y comercializar unas 1.000 toneladas mensuales para Big Bag, hacia el 2021 y con ello convertirse en el mayor fabricante de telas pesadas de polipropileno de rafia de toda Sudamérica.

En cuanto a la política financiera del Grupo Barr, su director, Julio Rey, revela que ya cuentan con metas claras a ser trabajadas en los próximos 5 años. Esta contempla el nivel y la forma de apalancamiento que recibirá cada empresa, así como el manejo de la liquidez y los recursos generados para futuras inversiones. Como puntos relevantes, se mencionan los aportes de capital y la diversificación de opciones de financiación que vienen realizando, todo esto con miras a una futura emisión de bonos en el mercado local. También mencionan que vienen estudiando ofertas de financiación externas.

“El destino principal de las inversiones será para compra de máquinas de manera a incrementar la capacidad de producción de las industrias, así como seguir con la compra de terrenos para el desarrollo constante de la unidad de negocios Propio”, puntualizó Julio.