Todos tenemos 24 horas al día. No es algo que podamos comprar, por lo que el problema no está en la cantidad de tiempo que dispongamos, sino en cómo lo administramos para rendir eficientemente. La coach Patricia Nieto, aconseja seguir las siguientes pautas básicas de productividad para volver a tener el control de las actividades.

1. Define con claridad lo que quieres lograr: El mayor secreto de administración del tiempo es definir metas que luego desees convertir en resultados concretos. Cuanto más clara y específica la meta, más fácil llegar a ella.

2. Divide tus metas en micro metas que incluso sean semanales: Realiza un plan de acción para llegar a tu meta, identificando los pequeños pasos que necesitas realizar para lograrlo. Esto facilitará que salgas de tu zona de comodidad y avances con rapidez.

3. Aprende a enfocarte: Luego de toda una era de ser multitasking, la capacidad de enfoque gana su protagonismo y te ayudará a tomar elecciones en cuanto a tu tiempo. Donde esté tu enfoque estarán tus resultados.

4. Identifica tus prioridades y sé consecuente con ellas: Necesitas definir lo que es importante para ti y asignarle un espacio de tiempo. Pero no todo puede ser prioridad ni todo es para ayer. ¿Qué está primero? ¿Qué está segundo? ¿Qué está después?

5. Utiliza la Regla de Pareto: Identifica de todo lo que tienes por hacer cuál es el 20% de tus pendientes que te generarán el 80% de los resultados. Esto debería estar entre tus primeras prioridades.

6. Asigna tiempo a lo importante: Normalmente nos pasamos apagando incendios. Esto se debe a que nuestra mente subconsciente está programada para atender urgencias. Dedica tiempo a aquello que es importante y no tiene tiempo límite, asignándote un tope para realizarlo.

7. Analiza tu programación mental y reprográmate: Aunque no lo creas, tus elecciones en cuanto al tiempo no son tan racionales. Son más bien emocionales y realizadas por tus creencias. Analiza de dónde vienen tus elecciones actuales y qué programación mental necesitas para obtener mejores resultados.

8. Elige mejores hábitos: Analiza cuáles son tus patrones de utilización del tiempo actuales y cuánto te ayudan a llegar a los resultados que deseas. Identifica qué hábitos necesitas desarrollar para poder lograr una productividad automática.

9. Libera tu mente: No quieras mantener todos los datos de pendientes y compromisos en tu cabeza. Baja todo a papel o a aplicaciones en el celular. Utiliza lista de pendientes priorizados y con fechas, agenda para reuniones, eventos y tareas y cuaderno para anotaciones.

10. Planifica tu semana y tu día de acuerdo a tus prioridades: Usa unos minutos del domingo o las primeras horas del lunes para planificar tu semana definiendo aquellas cosas que sí o sí necesitas realizar. Distribúyelas en todos los días de la semana y no solo para el primer día. Deja en tus planes espacio para interrupciones e imprevistos.