Cada día, el mercado de consumo se renueva con seductoras ofertas, cada vez son más y variados los servicios y bienes que hay a disposición, especialmente aquellos que se traducen en conseguir un mejor estilo de vida como viajes e inmuebles, entre otros. El aumento de estas ofertas puede convertirse en un problema cuando se entra en un círculo vicioso de sobreendeudamiento para satisfacer deseos de manera impulsiva.

Existe una tendencia creciente hacia el consumo de bienes y servicios relacionados especialmente al disfrute de experiencias y estilos de vida más relajados y saludables, a las cuales el mercado responde ofreciendo productos cada vez más innovadores.

¿Por qué o cuándo buscar un mejor estilo de vida podría convertirse en un problema? En realidad, todo esto es sumamente interesante y positivo; sin embargo, si el consumidor no es selectivo y consciente de sus decisiones, podría dejar dejarse llevar por la abundancia de opciones y terminar derrochando su dinero.

En ese sentido, Adriana Bock, directora de Superarte, organización experta en Educación Financiera Integral, explicó que cuando una persona gasta más de lo que ingresa, es decir, genera un faltante o déficit, se endeuda para cubrir lo que ya no puede con sus ingresos.

El problema es que si la persona no reduce sus gastos, esos que anteriormente ya no podía cubrir, tampoco podrá cubrir los pagos de las deudas, lo cual hará crecer su déficit y por lo tanto deberá contraer más y más deudas que con el tiempo ya no podrá cubrir, llegando a un sobreendeudamiento severo del cual es muy difícil salir (aunque no imposible)”, subrayó.

Agregó, además, que el consumo en sí es necesario para el bienestar cuando se trata de satisfacer necesidades reales y de darse gustos dentro de las posibilidades, es decir, un consumo sostenible. “El problema surge cuando se cae en el consumismo, es decir, en un consumo inconsciente, meramente impulsivo. Esto más temprano que tarde lleva al agotamiento de los ingresos disponibles y ‘obliga’ a la persona a endeudarse para seguir consumiendo. El riesgo consiste en que esto rápidamente puede convertirse en un hábito pernicioso para la salud financiera”, aseveró.

Sin embargo; según añadió, este tipo de problema es bastante frecuente y siempre revela la existencia de una realidad compleja en la que se mezclan la falta de conocimiento, la falta de metas claras y la falta de equilibrio emocional. Por ello es importante conocer con certeza el ingreso disponible y la capacidad de pago existente luego de haber cubierto los costos de vida (necesidades y obligaciones) y por lo menos un mínimo de ahorro.

Todo esto debe proyectarse con base en metas, de manera que las decisiones sean coherentes con las posibilidades y no interfieran con la calidad de vida presente y futura”, señaló.

Conciencia de gastos

Más allá de que las ofertas del mercado son buenas, el consumidor debe recordar que es él quien tiene el poder, por lo tanto, cada uno debe aprender a tomar decisiones que le beneficien.

En ese sentido, la Lic. Daisy Abente, directora de Superarte, explicó que es bastante frecuente que una persona se sobreendeude debido a los impulsos consumistas, especialmente cuando no se tiene conciencia de lo que hace con su dinero. “Así como hay compradores compulsivos, también hay personas deudoras compulsivas”, mencionó.

Sin embargo; según añadió la profesional, este tipo de conducta puede tener un efecto devastador si no se toman acciones eficientes y oportunas. “En ocasiones, con una dosis adecuada e información y autocuidado la situación puede mejorar si no es tan grave; a veces las personas necesitan de ayuda, esa compañía, que acompañe los pasos que va dando y pueda reeducarse con el manejo del dinero”, señaló.

Además resultará sostenible poder identificar cuáles son las situaciones que generan ansiedad o descontrol para que la persona pueda saber desenvolverse de manera equilibrada en el futuro. La administración adecuada de las emociones será fundamental para una vida consciente y satisfactoria.

Próximo curso

Para una mejor toma de decisiones que tienen que ver con las finanzas personales, Superarte, inicia el próximo sábado 10 de marzo, el curso “Dominando mis finanzas”. Se divide en seis módulos, de dos horas cada clase. Desarrollarán temas como autoestima y satisfacción financiera, manejo eficiente de ingresos y egresos, cómo ahorrar e invertir, cómo manejar las deudas y evitar el sobreendeudamiento.

Abente explicó que ofrecerán una mirada no convencional al tema de las finanzas sanas, por lo tanto, el participante podrá llevarse herramientas prácticas y de rápida acción para que sea protagonista de su vida financiera.

Por su parte, Bock indicó que el contenido desarrollado por Superarte está diseñado para lograr una experiencia de aprendizaje amena, motivadora y de alto impacto para la toma de consciencia y la transformación de hábitos financieros. “Más que un curso cualquiera, buscamos que sea un punto de partida para superar obstáculos y alcanzar metas”, agregó.

Las clases se dictarán durante seis sábados a partir del 10 de marzo, 9 a 11 horas en Dendritas (Cerro Corá 2249 e/ 22 de setiembre y Vicepresidente Sánchez, Asunción).

Gestión de prensa: PRessencia | 021 328 6172 / (0981) 674 788 | prensa@pressencia.com.py