Cuatro jóvenes paraguayos relatan sus vivencias en su afán de ser mejores y en la esforzada lucha por adquirir conocimientos lejos de su patria y de su familia. También revelan aspectos singulares, sus sorpresas, sus alegrías y el nuevo modo de ver el mundo.

Néstor Salvador Amarilla (37) fue uno de los jóvenes artistas que más celebró la reciente hazaña del cine paraguayo, premiado con nada menos que dos Osos de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín, por el film Las Herederas. Es que él comprende sobre los rigores que exige el maravilloso mundo del arte y de las efímeras recompensas que este otorga, porque lejos de su patria y de su familia, haciendo uso de una oportunidad que le ofreció BECAL, sigue su sueño de alcanzar el éxito.

Cursando la maestría en Dirección y Producción de Cine en Barcelona, con énfasis asegura que “debo confesar que no esperaba tan buen nivel educativo de España. Y es una grata sorpresa para mí. Estoy muy contento con lo que estoy aprendiendo”. Explica que desde los 6 años de edad él sabía que quería contar historias, que quería ser artista, que podía ser el instrumento de transmitir algo. Y la forma más eficaz de contar sus historias era el cine. Con mucho esfuerzo logró no solo una sino dos licenciaturas, en Artes Escénicas y Televisión, que les fueron otorgadas gracias a otra beca en los EEUU. Entre tanto, en Paraguay suma varias obras de teatro, publicación de libros y participó de algunos programas de televisión.

Yo terminé la secundaria a los 17 años, ya becado fuera del país, luego las dos carreras universitarias también en los EEUU, así que puedo decir que estudiar fuera para mí es lo normal, pero el nivel con el que me encuentro es asombroso”, afirma.

Dice que con el solo hecho de cruzar la frontera una persona ya está expuesta a lo diferente. Y lo diferente siempre te enseña, brinda la oportunidad de mirar la vida y el mundo desde otro ángulo.

Un hecho anecdótico que comenta, por ejemplo, es la sorpresa que le causó encontrarse con que en la cantina de la universidad se vendieran bebidas alcohólicas. También le sorprendió ver hamacas esparcidas por todo el campus. Estas sirven para cuando los alumnos se sientan cansados de las clases, puedan salir y tomarse “un break” y así incentivar a la creatividad. “Te enseñan a salir de las normas, a pensar diferente, a ser creativo”, explica.

A continuación aclara que la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC), donde estudia, es considerada como una de las mejores escuelas de cine de Europa. También confiesa que está “con unas ganas tremendas de volver a Paraguay” para hacer cine. Se siente preparado, aunque aún le falta un semestre. Sin embargo el hecho de relacionarse con estudiantes locales y de todo el mundo hizo que en este momento ya cuente con un equipo artístico al que le gustaría traer a Paraguay para realizar sus rodajes. Ellos son españoles, italianos, guatemaltecos, chilenos, etc.

El breve lapso de su estadía en la Universidad, hizo que hasta el catalán formara parte del vocabulario diario de Néstor. A tanto llega la integración de la cultura que, además, ya logró rodar dos cortometrajes en Barcelona y pudo trabajar con actores profesionales locales.

Para finalizar la nota deja dos conceptos que resaltar. El primero es que destaca la seguridad de la ciudad. Dice que caminar por las calles a las 2:00 sin peligro de ser robado, no tiene precio.

El segundo punto, en el idioma artístico lo explica de la siguiente manera: “Yo sé que esto va a sonar mal, pero es la realidad. Yo extraño extrañar. La verdad es que no extraño nada, dirijo una obra de teatro mía aquí con la comunidad paraguaya, así que hablo el guaraní con ellos siempre. También como todas las comidas tradicionales, hay todo aquí, y con mis familiares hago video llamadas las veces que quiera. Me gustaría extrañar, pero no”.

Teo Urbieta (34) es otro joven destacado que cursa la experiencia BECAL en Barcelona, ya que allí hace un masterado. Desde la óptica de un estudiante de Políticas Públicas y Sociales, a Teo le llama la atención sobre todo el fortalecimiento con que cuentan las instituciones.

Otro punto que resalta es la accesibilidad de la ciudad, teniendo en cuenta que él se moviliza en silla de ruedas y sin embargo eso no es un impedimento para recorrer absolutamente toda la ciudad. Incluso el transporte público es 100 % accesible, seguro, y comunica con todos los puntos de la ciudad. “Poder trasladarse sin temor por las calles no tiene precio, ya que la ciudad es muy segura”, opina.

Para Teo el conocimiento académico o la experiencia de hacer un masterado en el exterior va mucho más allá de las aulas. El acceso a las bibliotecas públicas es “algo genial”, sobre todo por lo ricas en contenido, sin mencionar el crecimiento profesional que se adquiere al tener que desarrollarse en un territorio fuera de la zona de confort.

Es que una de sus metas es profundizar sus conocimientos en el área de las ciencias sociales, es decir, cómo funciona el “Estado de Bienestar” y de qué manera puede ser implementado en Paraguay, teniendo en cuenta sus limitaciones e idiosincrasia.

Uno de los aspectos que le llamó la atención de los docentes españoles, de países miembros de la Unión Europea y de Estados Unidos, fue la metodología de enseñanza. Afirma que él estaba acostumbrado a estudiar memorizando, sin embargo “en el Máster debo investigar y redactar ensayos. La verdad es que esto representa todo un reto para mí, pero siento que estoy aprendiendo más que nunca”, dice contento ya que aún le queda medio año por cursar y espera seguir sacando provecho al máximo de esta experiencia.

María Celeste Pereira Cubilla (30) cursa el masterado en Diseño Urbano: Arte, Ciudad y Sociedad en la Universitat de Barcelona (UB), España.

¡Me siento muy afortunada! Estar en una clase donde sos la única paraguaya es una experiencia muy enriquecedora. El curso que realizo me obliga y motiva a leer y escribir más y mejor, me despierta el espíritu crítico y me provee de nuevas lentes que te permiten nuevas formas de ver y entender la compleja realidad.

Uno de los aspectos que le llamó la atención es cómo la Academia (Universidad), desde el Centro de Investigación CR-POLIS trabaja conjuntamente con el Ayuntamiento (Municipalidad) para resolver de manera conjunta los problemas urbanos para encontrar las mejores alternativas para todos. “También me llamó la atención la diversidad de alumnos y el trato horizontal con los profesores”, asegura.

Uno de sus éxitos personales logrados fue, como su hobby es correr, el honor de ser una de las 40 personas elegidas entre 4.000 postulantes de toda España para ser embajadora ASICS, una marca deportiva que fomenta la filosofía del alma sana en cuerpo sano.

En cuanto al área de estudio, el Diseño Urbano, afirma que las ciudades de Paraguay tienen un potencial inmenso que se puede aprovechar tomando como referencia aciertos y errores de Barcelona, “una ciudad que cree en el poder del espacio público de calidad” y apuesta por una política continua de proyectos de espacio público.

Los modelos teóricos tradicionales resultan hoy en día obsoletos para repensar la ciudad. Innovar es la única vía y cada ciudad tiene sus propias respuestas dentro su ADN”, asegura y expone que del modelo Barcelona de Espacio Público y Diseño Urbano (operaciones con una forma de hacer ciudad a favor del espacio público) se pueden rescatar el valor de la gestión pública, la planificación estratégica, la descentralización política y administrativa, la cooperación público-privada orientados a objetivos de interés general, así como la generación de consenso social y la participación ciudadana.

Asegura que lo primero que hay que lograr es el consenso entre las fuerzas políticas, las administraciones públicas, empresas privadas y ciudadanía para dar lugar a procesos de regeneración urbana tan necesarios en las ciudades de Paraguay.

En segundo lugar, asegura, que se debe lograr una visión compartida para el futuro de nuestras ciudades, donde las actuaciones, a diferentes escalas (barrio, ciudad, área metropolitana), estén vinculadas a la capacidad técnica, operativa y económica (de cada momento histórico), para dar forma a proyectos urbanos que necesariamente deben ser desarrollados consecuente y coherentemente a un plan estratégico de ciudad.

María Guadalupe Ramírez Téllez (29) cursa el Máster en Mediación Artística en Barcelona. Dice que la experiencia BECAL va mucho más allá de lo académico. Haber tomado la decisión de salir de la casa, de dejar lo seguro para embarcarse 2 años a estudiar fuera del país, el salir de la zona de confort, hacen que sea una experiencia que marca un antes y un después en su vida. Una de sus frases de cabecera es una de Marcel Proust, que reza: “El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”. Por eso afirma que “tenemos que salir de la burbuja y dejar las cuadraturas para ser menos reacios al cambio y aprender también de las diferencias”.

Ella es psicóloga y también profesora de danza, por eso opina que este máster le viene como anillo al dedo ya que utiliza las artes como herramienta de transformación social y de desarrollo comunitario. “Ahora con mi trabajo final estoy investigando sobre la danza inclusiva como agente de empoderamiento y resiliencia en personas con discapacidad motora e intelectual”. Además, tiene la oportunidad de bailar en compañías de danza inclusiva, como también tomar cursos y crear proyectos.

Al comparar la universidad de Barcelona con la UNA de Paraguay, cuenta que la primera es una de las más emblemáticas de España. Fue fundada en el año 1450, por lo que históricamente le fascina investigar sobre ella y ver qué grandes personajes pasaron por sus aulas y “perderse” en sus bibliotecas ya que cuenta con un edificio histórico que le transporta hacia siglos pasados.

Hay una música que dice “Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder” y es así, tiene su magia, su encanto, convivimos personas de todas partes del mundo, es una ciudad multicultural, con el mar Mediterráneo al lado que te da una energía increíble. La agenda cultural está llena siempre. Si querés un concierto de jazz, una ópera, un ballet, un teatro, todos los días tenés algo para ver y para todos los gustos”, explica, y agrega que es una ciudad sostenible en la que se ve desde niños hasta personas mayores movilizándose en bicicleta, cuidando su ciudad y el medio ambiente. Revela que existen espacios donde la comunidad comparte, lugares de recreación donde las personas de la tercera edad llevan un envejecimiento activo; espacios verdes donde ir a leer y compartir con amigos.

Para terminar, afirma que sus expectativas “fueron superadas ampliamente”. Profesionalmente tiene oportunidades únicas y además del máster puede participar de congresos, workshops, tomar clases con grandes de la danza inclusiva y de la mediación artística, sumergirse en el mundo del arte que es su pasión.

El año pasado participé de un workshop de danza inclusiva en Berlín y terminamos con una presentación frente a la Puerta de Brandeburgo, cosa que ni en sueños imaginaba. Son oportunidades únicas en la vida. Además, sumado a eso se me cruzaron en el camino personas maravillosas de las cuales aprendo muchísimo. Se carga la mochila con experiencias increíbles que nos hacen ser lo que somos y seremos en un futuro”, asegura.