Paraguay está marcando presencia en la comunidad internacional con personas altamente calificadas para ejercer responsabilidades al más alto nivel. Un ejemplo de ello se da en la Organización de las Naciones Unidas, en donde una experta paraguaya es asesora en una de las comisiones consultivas más estratégicas e influyentes.

La paraguaya Julia Maciel González es la única mujer entre los 16 expertos –provenientes de distintas regiones del mundo– que integran la Comisión Consultiva para Asuntos Administrativos y de Presupuesto (CCAAP) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Junto con sus demás colegas Julia tiene la misión de asesorar a la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre cuestiones administrativas y presupuestarias, además de examinar las propuestas que el secretario general de la ONU debe presentar ante los representantes de los estados miembros de este importante organismo internacional. Igualmente debe dar seguimiento a los presupuestos administrativos de todos los organismos especializados de la ONU. En esta entrevista concedida a FOCO, Julia nos comentó, los desafíos que implican haber accedido a este importante cargo.

¿Era una meta personal llegar a formar parte de la CCAAP?

No estaba en los planes. En realidad, muchos de los expertos de la CCAAP fueron previamente delegados ante la 5ta Comisión de la Asamblea General, luego son postulados para formar parte del Grupo de Expertos de la CCAAP. En mi caso, el buen nivel de desempeño demostrado como delegada del Paraguay ante la 5ta Comisión durante más de 6 años –lo cual fue destacado tanto por el presidente de la Comisión como por el Presidente del Grupo G77 y China– me convirtieron en una buena candidata para representar al Grupo de los Estados de América Latina y el Caribe (Grulac). Cuando se dio la vacancia, el Gobierno Nacional me postuló al cargo.

¿Y cómo fue el proceso para su designación?

Éramos dos candidatos (Brasil y Paraguay) para llenar la vacancia, entonces se llevó a votación secreta de los Estados Miembros. Obtuve 112 votos a favor de un total de 185, el candidato de Brasil obtuvo 73 votos. Este resultado fue calificado como histórico. Establecimos un récord en el margen de diferencia de votos en la ONU. Paraguay por primera vez presentó una candidatura para la Comisión Consultiva en 72 años de existencia de la ONU, y por primera vez logra ingresar a esta comisión. Asimismo, al ser electa me convertí en la única mujer que integra la comisión consultiva a partir del 2018 (se caracteriza por estar formada por expertos varones). Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer públicamente al presidente Horacio Cartes por haber apoyado a mi candidatura.

Desde el punto de vista personal, ¿cómo toma este desafío?

Acceder a tan alto cargo supone un gran privilegio y una gran responsabilidad. No puedo darme el lujo de fallar, con la ayuda de Dios espero hacer un buen trabajo, no defraudar la confianza depositada en mi persona por 112 países, mantener en alto el nombre de nuestro país y finalmente, al ser la única mujer en la comisión, tengo la misión de demostrar que nosotras también podemos hacer el trabajo. Es todo un desafío. Yo me considero un agente de cambio, y como tal, la trayectoria construida con mucho esfuerzo personal y mi compromiso con la excelencia académica y profesional, me alientan e impulsan a poner mi experiencia, conocimiento y entusiasmo al servicio de la comunidad internacional, dando lo mejor que pueda, a nivel personal y como profesional que cree firmemente en el multilateralismo.

Dentro de la Comisión Consultiva, ¿qué espera aportar desde su cargo?

Con el conocimiento y la experiencia en materia administrativa y presupuestaria adquiridos en más de 6 años ante la 5ta Comisión y 14 años en administración pública, además del conocimiento de la estructura, organización y funcionamiento de la ONU, creo que puedo contribuir a la labor de la CCAAP, proporcionando información sólida, recomendaciones y propuestas objetivas a los Estados Miembros para la toma de decisiones. Quiero trabajar y apoyar la reforma de la ONU, el fortalecimiento de la eficiencia y la eficacia de la organización, para lograr una mayor transparencia y rendición de cuentas.

¿Cuál cree que es el principal desafío de Latinoamérica como región frente al mundo?

Latinoamérica es la región del mundo considerada como “libre de conflictos”, tiene la gran ventaja de tener una paz relativamente estable. Uno mira el mundo y nuestra región tiene las de ganar. Además, es relativamente predecible en cuanto a clima, carece de grandes conflictos o desastres naturales o cuestiones de índole religiosa, étnica, etc., que le impidan avanzar hacia el desarrollo de una economía que beneficie a todos. Su gran desafío es velar por su democracia y fortalecerla, así como potenciar a su población joven como actores claves para la implementación de la agenda 2030 de desarrollo sostenible. Su gran desafío es reconocer su potencial, valorarlo y apostar por sus recursos.

¿Qué oportunidades ve para Paraguay?

¡El Paraguay tiene mucho que ofrecer a la región y al mundo! Es una tierra bendecida en la que crece de todo. Pero necesitamos hacer el esfuerzo para acelerar el paso de una economía agropecuaria a una economía agroindustrial, para lo cual, además de la inversión, se requiere de recursos humanos con una buena formación técnica, mandos medios calificados. Creo que es el momento justo para un mejor y mayor aprovechamiento de los recursos humanos con que cuenta el país, sea para el trabajo de desarrollo económico y social a nivel país e internacional. De hecho, este gobierno ha promovido una mayor inserción del Paraguay en el contexto internacional y hay varios compatriotas presentes en importantes instancias internacionales.

¿Cree que los objetivos propuestos en la agenda 2030 serán posibles de concretar en Paraguay? ¿En qué áreas ve que el país es más vulnerable?

¡Claro que sí! Es posible concretar muchas cosas, hay mucho por hacer en el Paraguay y la agenda 2030 propone objetivos a través de los cuales se puede trabajar coordinadamente. Tenemos la ventaja de contar con un plan de gobierno que incorpora estos objetivos. Ojalá que el siguiente gobierno siga avanzando y en la misma línea que el actual, que no pierda tiempo tratando de borrar o desacreditar lo realizado con anterioridad, porque hubo un gran avance en varios sectores. Se debe involucrar a todos los actores, independientemente de sus preferencias políticas, religiosas, existenciales, etc. se debe involucrar a todos los sectores, público y privado, como socios para la implementación de los objetivos. El gobierno no lo puede hacer solo. Y también la gente debe dejar de esperar que el gobierno solucione todos los problemas. ¡Hay que involucrarse! Para lo cual se debe generar mecanismos de consultas y participación.

¿Qué tanto daño hacen los conflictos internos políticos a las economías de los países?

Creo que hacen mucho daño y se pierde un tiempo valioso que pudiera utilizarse para trabajar conjuntamente por el desarrollo del país. Nuestro país no necesita de más agresiones y ofensas, sino, más que nunca necesita del esfuerzo, sacrificio y el trabajo honesto, bien hecho, de todos para bien del país. Yo creo que la crisis que vivimos actualmente no es una crisis de instituciones, partidos o de la democracia, sino una crisis de valores, de mujeres y hombres. El país necesita de más individuos competentes con vocación pública. Necesitamos poner al frente a ciudadanos competentes y patriotas, por el bien del país.

¿Alguna nación escapa a este tipo de crisis?

Creo que ninguna nación está libre de conflictos internos, la diferencia que existe con el Paraguay es que, en otros países que ya cuentan con políticas de Estado, estos conflictos normalmente se circunscriben al ámbito partidario más que nada. Sin embargo, en Paraguay, estos conflictos están muy ligados a todos los aspectos de la vida del país, sea la justicia, la paz interna, la administración pública, la economía, su desarrollo, etc. ¡Todo gira en torno a estos conflictos internos de politiquería! Afectan a todo el quehacer nacional, a todos los sectores público y privado. Y lo más alarmante es que a esto se suma la llamada “opinión publicada” en los medios que, en vez de informar a la gente sobre los hechos, publican opiniones. Entonces la gente se confunde porque sobre un mismo hecho, lee varias opiniones diametralmente opuestas. En fin, es lamentable. Pero, si desterramos más la politiquería y tratáramos de reivindicar más el sentido y el significado intrínseco de lo que es la política, creo que veríamos menos conflictos del nivel como lo vemos ahora.

¿Qué necesita nuestro país?

Cuando miro la situación actual, creo que el Paraguay necesita de sus mejores hombres y mujeres. Sigo sosteniendo lo dicho en una entrevista para la revista Contactos hace algún tiempo, que necesitamos reivindicar y fortalecer algunos valores morales y éticos que puedan regir el comportamiento público y privado. Es el gran desafío que tenemos todos, funcionarios, políticos, profesionales, docentes, jóvenes y adultos, en especial cuando el ambiente no nos exige, no reconoce el mérito y el esfuerzo, el desafío es aún mayor. En este contexto, las mujeres tenemos un rol cada vez más importante en nuestras comunidades y naciones. Ellas aportan con sus cualidades, habilidades, actitudes y talentos únicos en el rol de ser agentes de paz. Es importante fortalecer el liderazgo de la mujer y fomentar el empoderamiento de la misma como recurso humano y figura potencial para alcanzar la paz, potenciar y afianzar su rol y colaboración al desarrollo nacional.

¿Un mensaje final?

Querer es poder”, me gustaría animarle a las mujeres a que tracen sus metas y objetivos, que sueñen en grande, como creyente les digo que el poder de la oración no tiene límites, les animo a que descubran sus talentos y virtudes y de paso comparto lo que una vez un profesor me había dicho: “Solo cuán lejos puedas ver, podrás llegar. Solo cuán alto puedas alcanzar, podrás lograr. Y solo cuán grande puedas soñar, podrás llegar a ser…”.

DESTACADA

Quiero trabajar y apoyar la reforma de la ONU, el fortalecimiento de la eficiencia y la eficacia de la organización, para lograr una mayor transparencia y rendición de cuentas”.

PERFIL

Julia Maciel González
Julia Maciel González
  • Graduada con distinciones del Postgrado en Servicio Exterior y Diplomacia de la Universidad de Oxford, Inglaterra, con un curso sobre Mediación en la Universidad de Columbia de Nueva York. Egresada de la Academia Diplomática y Consular de Asunción; Maestría en Arquitectura y Planificación mediante una beca Fulbright en los Estados Unidos; Arquitecta graduada por la Universidad Nacional de Asunción; egresada del colegio Nacional de Niñas “Asunción Escalada”.
  • Consejera de la Misión del Paraguay ante la ONU; delegada nacional ante la 5ta Comisión de la Asamblea General desde el 2011. Coordinadora de temas de la agenda de la 5ta Comisión; punto focal y coordinadora de negociaciones en nombre del Grupo de los G77 y China (134 países en vía de desarrollo); oficial encargada de la Misión en ausencia del embajador y/o el adjunto. Amplia experiencia en la función pública; asesora técnica del vicepresidente de la República, ministra de Planificación para el Desarrollo Económico y Social (STP), primera mujer en el cargo; trabajó en la STP y en el MEC. Realizó varias consultorías para el BID, Banco Mundial, UE y Usaid.