¿Quién no desearía aprovechar las vacaciones y viajar en familia, hacer turismo interno y deleitarse con manjares propios de nuestra tierra? En esta edición visitamos la ciudad de Pirayú para conocer Eduvigis Restó-Bar, un establecimiento que rinde culto a nuestras raíces con propuestas culinarias pensadas para sorprender a los comensales.

En una antigua casona de época colonial, ubicada a 50 kilómetros de la capital, cobra vida Eduvigis, el primer restó-bar temático de la ciudad de Pirayú, que seduce a sus visitantes con platos típicos sazonados con un poco de historia. Pero no cualquier historia, sino una que resalta la figura del general José Eduvigis Díaz, héroe máximo de la contienda bélica de Curupayty.

Inspirados en este emblemático militar de la patria, Eduvigis Restó-Bar atrapa a simple vista, y ni qué decir cuando uno se dispone a ingresar y es atendido por un plantel de excelentes profesionales entrenados para complacer a los comensales.

El local es una casona restaurada y adecuada a las necesidades de un servicio gastronómico. En ella aún se pueden apreciar las técnicas arquitectónicas utilizadas en aquel entonces –hoy en día en desuso–, como las formas de colocación de los ladrillos encima de las aberturas, los grandes pilares en frente y al fondo del caserón, las puertas y ventanales de maderas macizas propias de la época. También los herrajes y rejas originales de la casona”, relató Diana Benítez, una de las propietarias del restaurante, que junto a su esposo Daniel Medina, no escatimaron esfuerzos ni recursos para cuidar hasta el más mínimo detalle.

En cuanto a las instalaciones, Diana mencionó que cuentan con dos amplios salones con capacidad para albergar a 170 personas. En el salón principal, llamado Curupayty, el visitante puede observar documentos e imágenes del general Díaz, una serie de bebidas típicas y otros ornamentos de la época combinados con algunos toques contemporáneos. En el segundo salón, denominado Yrendagüe, lo que más se destaca es la parrillada, una de las especialidades de la casa que cobra protagonismo los fines de semana.

La carta despliega más de 20 tentadoras propuestas, entre ellas “Trinchera de Curupayty”, uno de los platos más solicitados. Este representa a la mítica batalla victoriosa orquestada por el general Díaz y está compuesto por carne vacuna salteada en aceite, maní ku’i con cebolla caramelizada, kuratû, cebollita y mayonesa de la casa, atrincherados en un pan casero y escoltados por un batallón de papas noisette.

Otro plato recomendado es “El General”. Este, al igual que el anterior, también tiene una historia particular que preferimos que se la cuenten sus propietarios cuando decidan visitar el restó-bar. El platillo es elaborado a base de lomo vacuno originario de la compañía Cerro Verá, cuna del general Díaz, grillado con romero y cubierto con cebolla salteada al vino tinto y, como corresponde, cocinado con caña paraguaya en honra al héroe de Curupayty. Acompañan papas y tomates en trozos con mayonesa de la casa.

La lista continúa con un “Matambrito de Ataque”. Se trata de un cerdo a la pizza con cebolla, morrón, ajo, mozzarella y pan casero. No menos importante es el “Jagua ha Pirãi”, una cazuela de tilapia o surubí con cebolla, morrón, tomate, vino blanco, crema de leche y queso servidos con pan de la casa y acompañados de mandioca y limón. Tampoco faltan las milanesas, la picaña al ajo, las romanitas y el delicioso pira caldo.

Entre los postres, uno de los más solicitados es “Cascada Madama”. Se trata de un bizcocho acompañado de frutas abrillantadas y crema especial de la casa servida tipo “caídas” o cascadas de tres tipos de leche: dulce de leche, entera y condensada. Para los amantes de la miel, una sana recomendación es el “Eduvigis”, elaborado con un bizcocho de miel de caña, maní, helado y crema de la casa. La miel negra o de caña evoca aquel trago ya mencionado con el cual Díaz sobrellevó su operación sin anestesia. Otro bien típico es “Estación Pirayú”, inspirado en la arquitectura particular de la estación de tren local. Tiene relleno de dulce de leche, acompañado de hilos de chocolate.

Existen variadas bebidas. El trago de la casa es el “Yrendagüe”. También ofrecen caipiriña de caña paraguaya, daikiris, gaseosas y jugos naturales. Un dato importante a resaltar es que la mayor parte de los insumos utilizados para la elaboración de lo que ofrecen en Eduvigis es proveída por productores de la zona.

En el 2018 apuntan a convertirse en el punto gastronómico de referencia, tanto de paraguayos como de extranjeros. Para lograrlo, sus propietarios ya se aprestan a participar de diversas actividades relacionadas al rubro. Con ello, además de dar a conocer el emprendimiento, buscan potenciar al máximo las condiciones turísticas de la cuidad y atraer a nuevos clientes.

Como novedad, Diana comenta que próximamente incorporarán nuevas propuestas a la carta habitual. “Nos preparamos para innovar. Actualmente, el restaurante ofrece el almuerzo a la carta de martes a domingo y cena de miércoles a sábado. Adicionalmente tenemos disponible el servicio de parrilla modalidad tenedor libre, los sábados de noche y domingo al mediodía a un costo de G. 60.000 por persona, con precio diferencial para criaturas”, puntualizó.

Para contactar

Dirección: Juan Pablo II c/ ruta Pirayú-Ypacaraí.

Teléfono: (0981) 914-243.

Facebook: Eduvigis Restó-Bar.