“Ya estoy preparada para nuevas películas de acción”, expresó Andrea Quattrocchi tras comentar que su entrenamiento actoral para “Leal” le permitió aprender a disparar armas y descubrir que tiene buena puntería. La producción dirigida por Pietro Scappini y Rodrigo Salomón supera los 30 mil espectadores y es todo un público que ha descubierto y elogiado el talento de la actriz que interpreta a Betty Jara, una analista de inteligencia de la Senad.

“Me sorprendió gratamente el resultado. La verdad que me encantó el nivel actoral, el elenco está increíble, se nota la mano de la coach de actores, Fátima Fernández, porque es una pintura cómo entran todos los actores, de una manera superorgánica. Me encantó el trabajo de los directores, la edición que hicieron, la verdad que es impresionante, se nota su mano, se nota su arte en la película, tienen impregnado su sello. Creo que a todos les va a encantar, el boca a boca no va a parar porque es muy entretenida”, opinó Quattrocchi, que brilla en su primer protagónico en una década de trayectoria profesional.

ROJAS DORIA

“Me siento muy contenta. Ya trabajamos juntos hace 9 años y volver a trabajar con él, después que estuvo complicado de salud, en el cine, con una película de esta envergadura”, señaló Quattrocchi sobre la experiencia de compartir escenas con Rafael Rojas Doria, su abuelo en la película. “En la avant première, cuando estábamos juntos en el auto, viniendo, él me agarra y me dice: ‘¿Te imaginaste alguna vez estar en un lugar así?’. Yo le dije: ‘Vos sabés que siempre quise hacer eso’. ‘Yo nunca pensé que me iba pasar algo así’, me dijo. Fue muy emocionante, se lo vio muy contento en la alfombra roja. Y se llevó la ternura de la película. Un placer, un gusto y un honor como actriz compartir con alguien que tiene tanto escenario”.

GOROSTIAGA

“No hay mayor película de acción que el corazón humano”, define Luis Aguirre, que destaca en “Leal” como el rebelde capitán Carlos Gorostiaga, al explicar que la producción de HEi Films va más allá de las explosiones y que engancha al público por los conflictos humanos.

“Yo no soy actor, siempre estuve metido en el mundo del cine desde un lado de realizador, y me atraía la actuación, me parecía interesante convertirme en otra persona. Siempre me gustó dirigir a los actores porque de por sí es mi parte favorita, dirigir. Entonces por eso me di la vuelta y dije ‘voy a probar’, y terminamos en esto”, refirió.

“Parece que cuando alguien habla de actuar es una profesión sumamente fácil. Pero nosotros, durante dos meses, entrenamos todas las noches por dos horas con la Senad. Hicimos entrenamiento táctico-militar. Después, por las mañanas nos íbamos dos horas junto a Édgar Torres, teníamos entrenamiento físico y luego estar listos para esto. Actuar no es ninguna joda, esto es de verdad, esto es en serio, y esto es necesario, y la gente que lo hace, lo hace con el cuerpo, con el corazón. Y creo que la actuación debería ser muy sobrevalorada, mucho más de lo que es valorado el actor, la profesión debería ser respetada”, agregó.

“Me agarró una especie de fascinación, de una pasión, con esto de actuar, y creo que es algo que voy a explotar un poco más. Pero yo no puedo dejar de escribir nunca. Siempre escribiendo mi próxima película, no sé cuándo va a ser, pero sí o sí yo voy a hacer mi cine”, concluyó.