"Esta denuncia que se realizó no fue solamente de ese momento. Ya hubo otras oportunidades en las que acordamos todos nosotros, miembros de la asociación, buscar un abogado que nos asesore, un abogado que aclare la situación", relató Patricia Aranda, madre de chicos que integran el proyecto social desde el 2010 y tesorera de la asociación Armonía de Cateura, creada en abril del 2013 por el director Favio Chávez como soporte legal de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura.

Aranda acompaña a Christian Agüero y su madre Dionicia Espínola (secretaria de la misma asociación) en la denuncia contra Chávez por supuestas irregularidades con los recursos del proyecto; que en mayo del 2016 tomó curso en Fiscalía, pero recién trascendió en febrero último tras la querella por "apropiación" del director contra el integrante por su instrumento reciclado.

La tesorera contó, en una extensa entrevista, que en julio del 2014 se reunieron en casa de la vicepresidenta de Armonía, Carmen Cabrera, con un abogado. "En el acta consta que el profesor sugirió al abogado no inmiscuirse en el trabajo que él estaba realizando. Cosa que no tiene razón, porque nosotros como padres tenemos derecho a saber", refirió.

"Buscamos el respaldo de otras personas queriendo saber la transparencia de los ingresos de la Orquesta, buscamos personas capaces, buscamos abogados que se presentaron ante él solicitando ayuda, solamente ayuda, ordenar y acceder a la transparencia. También fue negado por él. Eso fue para no hacer una denuncia, para no llamar la atención del exterior. No hubo caso", siguió.

"Entonces tuvimos la idea de ir al Senado y hablar con el ex fiscal anticorrupción". Aranda mencionó que en aquella primera visita, en febrero del 2016, fue con Agüero y la señora Cabrera, quien habló en nombre de la asociación con el senador Hugo Richer, de la Comisión de Derechos Humanos. Luego, la vicepresidenta ya no los acompañó y se convirtió en protesorera de la segunda asociación de padres, creada en marzo del 2016.

Cobertura médica

Hace dos semanas, la hija de Aranda, que también aparece en la película "Landfill Harmonic", utilizó por primera vez el seguro médico de la Orquesta. Por una molestia en los riñones debió internarse de urgencia seis días y el costo fue de G. 1.164.000. A la madre le informaron que el seguro cubría G. 1.200.000, pero también que excedió su gasto. Ante la indecisión desde la "Orquesta", y ya debiendo desocupar sala, Aranda estuvo a punto de pagar la cuenta con un ahorro propio. Finalmente, la "Orquesta" asumió el pago, aunque luego informaron a la hija que le descontarán de su "dieta" mensual de G. 500 mil.

"La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura no es Favio Chávez. Favio Chávez tiene una cuenta personal", reflexionó Aranda. "Cuando yo pedí que paguen la cuenta en el sanatorio, pregunté a nombre de quién se va hacer la factura, ¿a nombre de Favio o a nombre de la Orquesta? Respondieron a nombre de la Orquesta, pero cómo si no tiene RUC. Entonces no hay explicación de qué es lo que pasa. Va ser a nombre de la Orquesta si hay una entidad legal, pero no lo es".

"Nosotros iniciamos esto con mucho entusiasmo porque era una oportunidad para los niños de Cateura", siguió. "A lo que ellos dicen que estos niños son rescatados de las drogas, del alcohol, de la delincuencia; les puedo poner la mano en el fuego, no hay un niño rescatado por la Orquesta. Estos chicos son chicos sanos; el hecho de que digan que es una comunidad marginada, no le podemos meter en una bolsa a todos".

"El hecho de que pidamos transparencia no significa que tengamos intención de destruir algo que con tanto esfuerzo y tanto sacrificio estamos logrando con la comunidad", acotó. "De ahora en más corro el riesgo de que a mí me llamen a mi casa porque tengo una notebook entregada por la Orquesta. En mi casa existen cuatro instrumentos, porque uno de mis niños estudia clarinete y mi hija es integrante e instructora. Todos corremos el mismo riesgo. Mi hija puede ser excluida de la escuela de música después de esta entrevista; a ella le pueden sacar todos los beneficios. A pesar de que ellos dicen que ni siquiera mi hija está de acuerdo en mi pensamiento, cosa que ellos no saben la inquietud y la indignación, y cuánto le hicieron llorar cuando estaba internada. O sea, el valor del integrante de la Orquesta de Cateura, la vida de estas criaturas, no tiene absolutamente valor para la Asociación de Padres de Instrumentos Reciclados".

"Pido encarecidamente, como diría el señor Chávez a los padres, aportar la transparencia y apoyar la transparencia para que todos quedemos tranquilos.

Pido disculpas públicamente, y voy a pedir disculpas públicamente si estoy equivocada, le doy mi palabra. Él da un informe sobre transparencia, y hasta le voy a felicitar, hasta le voy a dar las gracias. Pero antes de eso; no, porque son muchas preguntas que tengo", concluyó.