Toulouse, Francia | AFP |por Ariela NAVARRO.

La cineasta brasileña Fernanda Pessoa compite este año al premio de mejor documental en el festival Cinelatino de Toulouse con "Historias que nosso cinema (ñao) contava", una inmersión en el "Pornochanchada", un género popular durante la dictadura, que esconde trazos de la memoria histórica.

¿Puede que las populares comedias con fuerte contenido sexual que llenaron los cines brasileños durante la dictadura en la década de 1970 contengan claves para entender la historia actual? Para Pessoa, la cultura de masas es un diálogo con la memoria.

"Con mi película lo que propongo es repensar la historia de Brasil. Ya que pienso que hay cosas con las que, aunque no estoy de acuerdo, hay que conocerlas", contó a la AFP Pessoa.

El Festival Cinalatino explicó en su programación que la "Pornochanchada" es un neologismo que mezcla porno con la "chanchada", término con el que se conocía a la comedia picaresca. Durante la dictatura (1964-1985) en Brasil este género se convirtió en un canal de expresión de la crítica al régimen.

"A través de las comedias eróticas, que escapan a la censura, las brutales relaciones empresariales, la forzada misoginia, el racismo y la violencia política, pasaron por el filtro como un humor obsceno", explicaron los organizadores de Cinelatino, que se desarrolla en Toulouse, en el suroeste de Francia, entre el 17 y el 26 de marzo.

La violencia como entretenimiento

A Pessoa, de 30 años esta película le permitió adentrarse en un periodo de la historia que no vivió, ya que nació después de la vuelta de la democracia.

"Hay películas de todos los géneros que uno pueda imaginar. 'Westerns', policiales, incluso películas políticas que fueron categorizadas como comedias", explicó.

"Un 10% de estas películas son políticas, había intelectuales que intentaban introducir contenidos escondidos", indicó.

Para Pessoa, lo más difícil fue ver en las películas representada la violencia sexual contra las mujeres, ya que había un género de ficción en que mujeres en cautividad eran sometidas a abusos.

"Es un género que se llama WIP (Women in Prisión, mujeres en prisión) Muchas de esas escenas no las he podido ver después del montaje. Es muy duro", contó.

"Hay una cosa que me gustaría mucho que la gente entienda, que siempre hay trazos de historia en los productos culturales, creo que nadie piensa que productos de masa como los 'Blockbusters', como 'Transformers', pueden enseñarnos una cosa. Es político", planteó.

Pessoa cree que en Brasil no se preserva la memoria histórica.

"Y como no se mira la historia, la historia se repite. Cometemos los mismo errores y eso es lo que pasa ahora en Brasil", dijo.

"Es muy importante recordar esta historia tan dura que tuvimos para intentar comprender cómo pudo pasar esto, para que no se repita nunca", concluyó.