El Gobierno acaba de promul­gar la ley que aprueba el Pre­supuesto General de la Nación para el presente año, que es muy similar al de años anteriores en su estruc­tura. Según la calificación del ministro de Hacienda, el documento es muy equili­brado, en el sentido de que no hay grandes desfasajes entre lo que se pretende recau­dar y lo que se debe erogar por parte del Estado. Pero, teniendo en cuenta el enfria­miento de la economía en los últimos tri­mestres del año pasado y las perspecti­vas que se tienen para este año, el 2019 no resultará fácil y el Gobierno tendrá que poner todo su esfuerzo en incentivar las inversiones públicas y privadas para mover el aparato económico y no permitir que empeore la situación.

Este gobierno tiene la suerte de que en el Congreso no hicieron modificaciones sus­tanciales al proyecto de Presupuesto elabo­rado en la administración Cartes y enviado por Hacienda al Poder Legislativo.

Hay que señalar como positivo que el ministro de Hacienda es consciente de que hay que aumentarfuertemente las inver­siones. Dijo que la ley presupuestaria tiene aprobados cerca de 1.500 millones de dóla­res para realizar inversiones durante este año a través de diversos organismos, espe­cialmente el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Y este es el punto principal que debe aten­der el Ejecutivo porque en gran medida depende de suhabilidad de gestión para aumentar las inversiones públicas, tal como lo ha hecho el gobierno anterior.

En el 2012, durante el periodo Lugo-Franco, el MOPC había invertido 1 billón 160 mil millones deguaraníes. Cinco años después, en el 2017, el gobierno de Hora­cio Cartes había llevado las inversiones a 3 billones 35mil millones de guaraníes, un 161,5% más, mediante la constante preocu­pación de invertir más a través del MOPC. El asombroso incremento de las erogacio­nes para obras se fue dando año tras año, como nunca antes se había visto en el país.

En el 2013 se aumentó en 35,6% la inver­sión vial, en el 2014 en 20,7%. Al año siguiente se tuvo un crecimiento del 16,7%, en tanto que en el 2016 se aumentó en 18% y el total invertido ya era más del doble de la suma erogada en el 2012. En el 2017, el alza de la inversión fue del 15,9%, alcanzando la histórica cifra de 3 billones de guaraníes.

El actual ministro de Obras Públicas, antes de asumir el cargo en agosto, había dicho en una reunión deempresarios que que­ría invertir 1.200 millones de dólares al año, que al tipo de cambio actual represen­tan algo más de 7 billones de guaraníes; es decir, más del doble de lo que se había pagado en el 2017 en el gobierno anterior. Obviamente es una expresión de buenos deseos que difícilmente podrá cumplir al ritmo en que se está moviendo actual­mente la cartera, pero que sería muy bueno para el país que se concretara.

Se estima que el Paraguay tiene un défi­cit en infraestructura de 21.000 millones de dólares, por lo que sin ninguna duda la prioridad de este y cualquier gobierno debe ser derramar recursos financieros en la concreción de rutas, puentes, cami­nos para mejorar la situación del país. Con unainversión anual de 1.000 millones de dólares solo en 21 años, en el 2040 el Para­guay podría llegar a cubrir la actual falta deinfraestructura vial.

La construcción de obras públicas es la prioridad absoluta en este momento no solo por el déficitmencionado, sino tam­bién porque ayudará a impulsar la dinami­zación de la economía.

Es bueno que el ministro de Hacienda haya dicho que en el nuevo presupuesto se tie­nen alrededor de 1.500 millones de dólares para ser destinados a las obras del MOPC y el Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat. Pero como a menudo entre el dicho y el hecho hay mucho trecho, la ciu­dadanía necesita ver y sentir la gestión del Ejecutivo de llevar a la práctica la rápida ejecución de obras y la movilización de recursos.