La Comisión Económica para Amé­rica Latina y el Caribe (Cepal), organismo que depende de las Naciones Unidas, ha señalado recientemente en un informe sobre la región que el Paraguay ha sido uno de los pocos países de esta parte del mundo que tuvo un importante aumento en la inversión extran­jera directa en el último año. Mientras en nuestro país el dinero captado en el exterior para invertir aquí aumentó un 11%, el 2017 fue el tercer año consecutivo en que caye­ron las inversiones extranjeras en América Latina y el Caribe, por lo que la situación paraguaya contrasta claramente con lo que acontece en el promedio de los demás países de la región.

Para dar un ejemplo del crecimiento que ha tenido el ingreso de los capitales foráneos en el Paraguay, se debe recordar que el saldo de la inversión extranjera directa fue de 950 millones de dólares en el 2003 y que en el 2017 el saldo de la misma alcanzó a 5.000 millones de dólares, lo que representa un cre­cimiento de más del 500%.

Una de las cosas sobre las que los analistas lla­man la atención es que el Paraguay se mantuvo como una de las naciones con más dinámica de la región y que continuó su buen desempeño a pesar de la fuerte recesión que vivieron nues­tros más importantes vecinos y de la caída en los precios de los commodities de los que depende muy fuertemente nuestra economía.

Esto puede verse perfectamente en la lle­gada de nuevas industrias en el sector de la maquila donde actualmente se tienen 169 empresas fabriles de diversas áreas que han posibilitado empleo a 15.186 hasta comien­zos de este mes. Para corroborar el dina­mismo de este sector se puede mencionar que en los primeros seis meses que lleva este año se han exportado productos procesa­dos con este régimen preferencial por valor de 333,9 millones de dólares, lo que repre­senta un incremento del 61% sobre las cifras alcanzadas de enero a junio del año pasado. Lo exportado en el primer semestre del 2018 es superior a todo lo que se pudo facturar en los doce meses del 2016. Lo que indica con claridad el extraordinario dinamismo que se ha alcanzado en las inversiones de este ren­glón y la importancia que tiene para nuestra economía.

Los expertos del Banco Central del Para­guay (BCP) recomiendan que hay que seguir manteniendo la estabilidad macroeconómica que ha alcanzado el país, pero que al mismo tiempo se debe proseguir con los emprendi­mientos en el campo de la infraestructura para ir acortando las distancias con los paí­ses de mayor desarrollo, realizar una mayor inversión en los recursos humanos, que es uno de los principales capitales que tiene una sociedad y fortalecer las instituciones. Todo esto va a generar un clima aún más propi­cio para atraer más inversiones extranjeras directas a nuestro país en el futuro, porque el capital busca los lugares más propicios para crecer y reproducirse en forma de utilidades.

El aumento en el ingreso de la inversión extranjera acontece debido a los buenos manejos que se ha tenido en las políticas eco­nómicas de nuestro país en los últimos años. No es solo para celebrarlo y quedarse estan­cados con el logro, sino que hay que proseguir con las políticas exitosas para ir creciendo más y conquistar nuevos avances. Puesto que lo alcanzado es una invitación para ir obte­niendo más conquistas en el campo econó­mico a fin de mejorar el desarrollo del país y consolidar el bienestar de su gente.