Las consultoras internaciona­les de la economía y los orga­nismos públicos especializados han pronosticado una salu­dable reacción de la actividad econó­mica del continente durante este año y el siguiente. Pronostican que los países con las economías más grandes de América del Sur, como Brasil, Argentina y Colom­bia se recuperarán de los malos años que tuvieron. Afirman que el Paraguay es uno de los dos países que tendrá el más alto crecimiento en el 2018 y 2019 entre la casi una docena de naciones de la región.

Que Paraguay tendrá un buen desempeño económico este año ya no es novedad para nosotros porque todos los estudios locales conocidos, así como los del Banco Mundial, el Fondo Monetario Interna­cional y la Cepal, ya lo dijeron. Ahora se conoció el informe de Latinfocus, de la banca de inversión de FocusEconomics, un proveedor líder en análisis y pronós­ticos económicos del mundo, que destaca que nuestro país tendrá el liderazgo en crecimiento en América Latina durante este año y además en el 2019. Junto con Bolivia, Paraguay tendrá el más alto desempeño, por encima de Perú, Chile y Uruguay y muy lejos de lo que ocurrirá en Venezuela, que tendrá un decrecimiento del 7%.

El hecho de que el desempeño de la econo­mía paraguaya de los últimos años prose­guirá también en el 2018 y aún en el 2019 es relevante. Sobre todo, porque será con­tinuar la seguidilla de buenos años que marca una tendencia positiva sólida y cre­ciente del Paraguay. La economía nacio­nal no es buena solo uno o dos años, sino que tiene números positivos constantes, que son ya una tendencia consolidada.

Este asunto no es solo importante para los especialistas que suelen regodearse con el estudio de los números, o porque estamos en un torneo deportivo en que es importante tener más tantos que los otros. Tiene su trascendencia porque sig­nifica que trabajar, realizar inversiones, producir y comercializar bienes y servi­cios en el Paraguay es decididamente un buen negocio en el que vamos a salir bene­ficiados, como ya está ocurriendo con los que apostaron por el país. Porque cuando el crecimiento económico de una nación es constante todos los sectores que parti­cipan en la producción de la riqueza salen ganando.

Quiere decir que cuando se invita a los empresarios de otros países a que vengan a invertir aquí no se les está mintiendo por el afán publicitario de "colocar" nues­tra mercadería, sino asegurando que aquí les irá bien en sus emprendimientos. Para eso están los números del Banco Mun­dial, del FMI y de las consultoras priva­das internacionales como las de nuestro país, que indican que el Paraguay sigue creciendo y que, por lo tanto, invertir aquí es un negocio seguro.

No se trata solo de que a nuestro país le vayan bien las cosas. Ocurre que los dos grandes socios nuestros del Mercosur, Brasil y Argentina, están saliendo de muy malos momentos y ahora su economía está mejorando y continuará en alza. Está demostrado que hay un efecto de arrastre en la materia, por lo que el buen desem­peño de nuestros grandes vecinos benefi­ciará también al Paraguay.

De acuerdo con las previsiones de las con­sultoras y organismos internacionales, a casi todos los países de América Latina les irá mejor, hecho que tendrá sus conse­cuencias positivas también para los nego­cios del Paraguay.

Pero para que la economía paraguaya continúe en alza tenemos que seguir el camino que ha formulado la política de la administración gubernamental actual. Los gobernantes que vengan el 15 de agosto tendrán la ventaja de encontrar el rumbo ya trazado, numerosos proyectos encaminados y muchos negocios impor­tantes ya concertados a los que habrá que dar continuidad para proseguir con el éxito.