Cerro Porteño fue inteligente, aguantó el empuje constante, aunque desordenado de Defensor Sporting. En el minuto noventa, Diego Churín, con lo último que le sobraba de fuerza, marcó el tanto del triunfo tras un excelente pase al vacío de Alfio Oviedo. Contragolpe diez puntos para sumar diez unidades. Si empatar era negocio, ganar de visitante significaba asegurar la clasificación a octavos de final de la Libertadores y lo consiguió el Ciclón.

El rival quedó "congelado" en el frío que pelaba en Montevideo en la casi última jugada.

Cerro Porteño "calienta motores" para la siguiente ronda cuando le falta jugar en Asunción con el último partido frente al Monagas de Venezuela en el grupo A.

El conjunto azulgrana tuvo lo suyo en un partido que comenzó chato, peleado, donde imperó más fuerza que fútbol.

Rodrigo Rojas fue el que más metió en el medio, bien complementado en los cierres por la fuerza de Marcelo Palau. En la defensa, nuevamente tuvieron un trabajo importante en los quites los defensores Marcos Cáceres y Juan Escobar.

Cuando Defensor quemaba sus últimas chances, apurando con centros por todos lados en busca del gol del triunfo, el DT cerrista Luis Zubeldía mandó al campo a Alfio Oviedo y Cristian Insaurralde. Había espacios para correr y castigar. Churín, quien había perdido una clara en el primer tiempo, fue el que selló la clasificación con su conquista.

Los laterales Raúl Cáceres y Santiago Arzamendia dieron batalla, hasta se soltaron para apoyar en en ataque. El juvenil Kevin Fernández no estuvo inspirado en ofensiva, pero en la tarea para retornar, marcar y alternar por los costados con Jorge Rojas fue importante.