Bogotá, Colombia. AFP.- Brasil, Argentina, Colombia y otros cuatro países latinoamericanos anunciaron este martes su "firme respaldo" al gobierno de Lenín Moreno en Ecuador, en jaque por fuertes protestas tras subir el precio del combustible..

"Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Perú y Paraguay manifiestan su rotundo rechazo a todo intento desestabilizador de los regímenes democráticos legítimamente constituidos y expresan su firme respaldo a las acciones emprendidas por el presidente Lenín Moreno", indicó un comunicado difundido en Bogotá por la cancillería colombiana.

OEA condena actos de violencia

Washington, Estados Unidos. AFP.- La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, encabezada por Luis Almagro, condenó este martes los "actos de violencia" registrados durante las protestas por los precios de los combustibles en Ecuador, que obligaron al gobierno a trasladarse de Quito a Guayaquil.

"La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos condena enérgicamente los actos de violencia registrados en los últimos días en Quito", dijo en un comunicado la entidad, que llamó al diálogo para que "los actores políticos y sociales resuelvan sus diferencias por la vía pacífica".

A raíz de las manifestaciones desatadas por un alza de los precios de los combustibles -que hasta ahora dejan un muerto y centenas de heridos y detenidos- el gobierno de Lenín Moreno decretó estado de excepción por 60 días.

Después de que este martes el expresidente de Ecuador Rafael Correa pidió el adelanto de las elecciones, la Secretaría de la OEA indicó que es "fundamental que todas las partes respeten el término constitucional por el que fue electo el presidente" y rechazó "cualquier forma de interrupción de su gobierno".

La movilización comenzó como una protesta contra de los recortes instaurados por el gobierno de Moreno, en el marco de un acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional para acceder a préstamos por 4.209 millones de dólares.

El gobierno respondió desplegando a las Fuerzas Armadas y decretando el estado de excepción, que faculta al Ejecutivo a restringir los derechos de los ciudadanos e imponer censura previa a los medios.