"Primero la deuda, después las obras", aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga, al recordar que Paraguay no accederá a que se avance el proyecto de maquinización del vertedero Aña Cua, parte del complejo hidroeléctrico de la entidad Binacional Yacyretá (EBY). Ratificó que si bien hay trabajos de análisis de factibilidad en desarrollo, antes deberá llegarse a un acuerdo en torno a la deuda que el ente mantiene con el Tesoro argentino.

El jefe diplomático reveló que las negociaciones se vieron afectadas tras el cambio de gobierno en Argentina, dado que no había igualdad de criterios entre el gobierno anterior y el actual. En consecuencia, se volvió a estudiar el proyecto y ya presentaron una propuesta que ahora está siendo analizada por el Gobierno paraguayo. Estamos considerando propuesta contra propuesta. La solución de la deuda es una condición previa para avanzar", enfatizó.

Ante las supuestas declaraciones del director lado argentino de la EBY, Humberto Schiavoni, de que hay un completo acuerdo para aprovechar el caudal en el brazo Aña Cua, Loizaga señaló que la presión del director argentino va en sentido de que los estudios de factibilidad se están realizando, pero no habrá ejecución hasta tanto se clarifique totalmente la deuda.

Desde el inicio de negociación en el proceso de la revisión de la deuda en el marco del anexo C, el Gobierno paraguayo solo reconoce US$ 5.000 millones de lo que la binacional debe devolver a Argentina por la construcción de la represa; la contraparte establece que son US$ 12.800 millones, contando con los intereses y actualizaciones.