En mayo pasado, se crea el Fondo Social de Inversión con el apoyo de la Fundación Capital, varias organizaciones y empresas privadas. Este proyecto pretende sacar a familias campesinas de la pobreza extrema a través de un fondo de inversión destinado a movilizar capital privado para ayudar a emprendimientos productivos desarrollados con estas mismas familias. Se implementa con familias participantes del Programa Sembrando Oportunidades Familia por Familia, programa llevado adelante por el Gobierno Nacional con apoyo de Fundación Capital.

Entre los primeros resultados del Fondo Social de Inversión se incluye la incorporación de 341 familias en situación de extrema pobreza de tres distritos de nuestro país: Choré, Capiibary y Carayaó, a esta innovadora iniciativa de inclusión productiva.

Los labriegos involucrados en el Fondo Social de Inversión cultivaron manzanilla, por primera vez, y cosecharon hasta la fecha, aproximadamente, 3000 kilos de la hierba seca, la cual se encuentra lista para su comercialización. Este modelo de inclusión productiva aportará importantes ingresos para los productores y además, constituye una alternativa productiva de invierno para los mismos.

José Gómez, encargado de operaciones de la Fundación Capital, resaltó que las familias valoran el modelo productivo ofrecido por el Fondo Social de Inversión y manifiestan su interés en continuar con la producción de manzanilla como un rubro alternativo de renta para los próximos años.

¿Qué es el Fondo Social de Inversión?

El Fondo Social de Inversión es una iniciativa del sector privado que busca facilitar la producción y comercialización de diferentes rubros agrícolas que generen renta a las familias campesinas; como es el caso de los contratos de compra y venta de producción de manzanilla que se suscribieron entre las empresas Hispánica S. A. y la Cooperativa La Norteña con las familias de escasos recursos, cuyos integrantes forman parte de este emprendimiento piloto.

Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares de 2015, el 72% de las casi 700.000 personas en situación de pobreza extrema en Paraguay habitan en el campo. En este sentido, el objetivo final de la iniciativa del Fondo Social es que, con el tiempo, el sector privado y cada ciudadano pueda apoyar con su inversión voluntaria a a la inclusión productiva de familias rurales y así facilitar oportunidades de generación de ingreso a al menos 40.000 familias en situación de pobreza extrema con apoyo del capital privado.