En el Hospital Distrital de Lambaré, un hombre de 26 años, diagnosticado con cáncer de mama, fue sometido a una intervención quirúrgica, consistente en la extirpación de la glándula mamaria izquierda. Intervinientes mencionaron que el procedimiento fue exitoso y el joven evoluciona favorablemente.

Al hombre, de 26 años se le extrajo el tumor junto con la glándula mamaria de la zona afectada, en la que se observó una tumoración mamaria imponente con adenopatía axilar izquierda. El joven tenía una tumoración mamaria de seis meses de evolución.

"Hace ocho días le hicimos los estudios correspondientes y comenzamos a realizar la preparación preoperatoria. En el transcurso de ese periodo detectamos un crecimiento rápido y agresivo de la mama que presentaba una amplia lesión", explicó el Dr. Pablo Mosqueira, jefe de Cirugía del hospital..

Se estima que dentro de las 24 a 48 horas más se le estaría dando el alta médica. Posteriormente el paciente será sometido a tratamiento, a través de radioterapia o quimioterapia, según indique el médico tratante. Lo extirpado será sometido a biopsia para confirmar el tipo de tumor.

Lo llamativo del caso es que la lesión tumoral se verificó en una persona muy joven, puesto que esta patología se observa habitualmente en personas de entre los 50 y 60 años, según lo explicado por el especialista.

Recomendaciones

El joven intervenido tuvo, desde los 16 años, un crecimiento anormal de un lado de la mama, pero nunca se trató y con el tiempo se fue incrementando.

Ante casos similares, los profesionales insisten en que la franja masculina también debe estar atenta a cambios que puedan verificar en la zona mamaria. Dolores, protuberancias o algún crecimiento anormal, son motivos para recurrir al especialista.

En la época de la pubertad, entre los 14 a 16 años, debido a un desequilibrio hormonal los varones pueden experimentar brotes mamarios denominado "ginecomastia", que hace referencia al agrandamiento anómalo de una o ambas glándulas mamarias masculinas.

Al ser detectadas a tiempo, estas anomalías se puede solucionar con cirugías, sin el riesgo que pase a mayores.

Por otra parte, los profesionales instan a no consumir anabólicos para mejor la apariencia física, puesto que puede desembocar en una ginecomastia y por ende, cáncer. Lo mejor para mejorar la musculación corporal es la práctica de ejercicios y la alimentación saludable.