Pedro Gómez Zorrilla

Los errores de los arqueros se pagan caro. Agustín Silva, golero argentino de Sol de América, cometió una gruesa falla y eso permitió que el ex jugador de los unicolores, ahora tricolor, Edgardo Orzusa, anotara el gol que significó el triunfo de su equipo y sirvió para rehabilitarse luego de la goleada sufrida la fecha pasada ante Cerro Porteño.

El primer tiempo fue para el olvido. Ninguno de los equipos mostró nada. Se turnaron para hacer malos pases y los goleros, Arnaldo Giménez, de Nacional, y Agustín Silva, unicolor, no se esforzaron para nada. El público presente en el estadio Luis Alfonso Giagni se pasó bostezando.

La etapa final fue diferente. Intentó llegar con más profundidad el conjunto solense y con la presencia de Tomás Rojas tuvo la incisividad necesaria.

Pero de contragolpe y con la velocidad y fortaleza de Cristian Colmán, quien se cansó de desaprovechar ocasiones, inquietó al rival.

Es un delantero de enorme proyección, pero le falta tranquilidad a la hora de la definición.

El "Gorila" Agustín Silva estaba haciendo un buen partido, pero se confió mucho, cometió un error infantil a la hora de la salida, entregó la pelota a Edgardo Orzusa, quien con notable calidad anotó el gol y no festejó por su pasado danzarín.

A partir del contraste una y otra vez avanzó Sol de América en busca de la paridad, pero ni Ernesto Álvarez ni Isaac Díaz estuvieron finos, y permitieron el lucimiento del "Pipo" Arnaldo Giménez.

En cambio, la Academia en varias oportunidades pudo aumentar el marcador, pero fracasó en la puntada final.

Muy pobre la exposición en los últimos partidos de los danzarines y se le acaba de a poco el crédito al técnico Javier Sanguinetti y en cualquier momento el presidente Miguel Figueredo le mostrará la tarjeta roja, que le significará abrir la puerta y marcharse a su casa.