El trabajo que será efectuado en la cuenca del río Pilcomayo, tras emitirse la orden de inicio el 4 de agosto pasado, consistirá en la corrección del ángulo de entrada del río en la embocadura paraguaya, que está en aproximadamente 90°, por lo cual se dificulta el ingreso de las aguas a nuestro territorio.

En este sentido, se hará una corrección para que la entrada tenga 45 ° y con esto se tenga más armonía con la naturaleza, ya que se trata de un canal diseñado para conducir el agua con esas pendientes. Todo esto explicó hoy el Director de la Comisión Pilcomayo, Ing. Oscar Alberto Salazar Yaryes.

Sobre las tareas ya desarrolladas, indicó que se realizó la topografía de los primeros 12 km y ya se tiene el diseño del nuevo canal. Con esto, sumado a las máquinas en pista, se estima que los trabajos podrían comenzar el 15 de agosto próximo.

En cuanto a la financiación, explicó que está contemplada dentro de los costos de la constructora, así como del acuerdo general que se hizo con la Fiscalía y la empresa Consorcio TOCSA VIAL SUR.

"Con estas aguas bajas así como está actualmente, ni aunque se hubiera terminado el canal hoy, poco o nada es hubiera ingresado. Así como está hoy muy seco del lado paraguayo, se iría embebiéndose con esa baja pendiente. Al embeberse el agua en el terreno disminuiría la velocidad. Al disminuir la velocidad, generaría más sedimentos. Estos terminarían trancando nuevamente el canal", explicó el ingeniero.

Señaló que el equipo de trabajo se está preparando para las riadas de diciembre y enero. "No hay que pensar que esta es una solución inmediata. Creo que si comenzamos ya con las máquinas en el terreno este 15 de agosto y considerando que la orden de servicio da 3 meses de tiempo de a la contratista, estaremos en condiciones de terminar y si Dios permite, vendrán las ansiadas aguas", agregó.

PLAN A LARGO PLAZO

Salazar Yaryes sostuvo que se está avanzando a nivel binacional y trinacional para dar una solución más efectiva y a largo plazo a todo el tema del Pilcomayo.

"Mi propuesta fue desde el comienzo un manejo integral de la cuenca. La cuenca comienza a más de 40 mil metros de altura en Bolivia, de allí vienen los sedimentos y las complicaciones", refirió.

Con respecto a la solución, afirmó que debe ser trinacional. "Hay que ayudar a la naturaleza y evitar los errores anteriores. Estamos inclusive en condiciones de pensar en presas de contención como bien lo hicieron en su momento los argentinos", añadió.

Dejanos tu comentario