Lorenzo Agüero. Corresponsal.

Como parte de las exigencias de los secuestradores, ayer el productor David Friesen dio lectura ante la prensa al comunicado emitido por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El acto fue público y contó con la presencia de autoridades de la colonia, nacionales, vecinos, familiares y padres del joven de 17 años, Franz Wiebe, secuestrado el miércoles en San Pedro.

El texto del EPP, "brazo armado de los pobres", refiere que los sojeros se llevan las mejores tierras que pertenecen a los campesinos e indígenas históricamente despreciados por los ricos y que ni siquiera pagan impuestos por sus millonarias ganancias anuales de dólares.

En el documento también exigen que las tierras les sean devueltas a sus verdaderos dueños y califican al joven Franz como un "oligarca" y dicen que lo retiene el Tribunal Revolucionario y Popular, a cargo del juez Ramiro Riquelme, por violar las leyes revolucionarias que prohíben la deforestación y la siembra de soja y el maíz transgénicos que requieren el uso indiscriminado de agrotóxicos.

A continuación aclaran que para cumplir con la liberación, antes se debe aplicar una "multa", y finaliza con la arenga de "Viva el EPP".

REUNIONES SECRETAS

La mamá del secuestrado, Katarina Boschman, con su hijo menor.
La mamá del secuestrado, Katarina Boschman, con su hijo menor.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, en la mañana de ayer llegó hasta Santa Rosa del Aguaray, distrito del departamento de San Pedro, para reunirse con los familiares, en especial con el padre del joven secuestrado Abraham Wiebe. Fue acompañado por el fiscal adjunto Alejo Vera y los fiscales que llevan la investigación, Alberto Torres y Joel Casal.

Primero, la reunión se realizó en un lugar privado –sin acceso para la prensa– que duró cerca de 2 horas. Luego la comitiva y los familiares se trasladaron hasta la casa del joven secuestrado en la zona 4 de la colonia Río Verde, a unos 15 km del primer encuentro.

En el domicilio de la familia Wiebe, De Vargas, los fiscales y autoridades del departamento Antisecuestro mantuvieron otra reunión a puertas cerradas. Posteriormente salieron a hablar con los medios de prensa, apostados en el lugar.

"Vinimos primero que nada a ofrecer nuestra colaboración, contención con la Fuerza de Tarea Conjunta, con el departamento Antisecuestro, con la Fiscalía. Estamos ante un hecho punible, que estamos obligados a esclarecer. Tenemos la vida de un niño de por medio y es lo preocupante.

Una vez más y digo bien, estos terroristas nos demuestran que lo que dicen no tiene absolutamente nada ver con lo que hacen. Tenemos 3 secuestrados: un policía de Arroyito; otro colono de Manitoba, que es trabajador de la tierra, y esta familia que trabaja en la producción de leche".

También explicó sobre los ataques y secuestros de este grupo EPP: "Los hechos se cometen donde estos cobardes aseguran su vida y donde no hay custodia. Es muy extenso el lugar y poner un efectivo en cada lugar es imposible. Lo que venimos hacer acá con los representantes del Ministerio Publico es dar una condición primaria en un momento muy difícil a la familia. Estamos conteniéndola y ofrecemos lo que podemos", dijo.