Por: Jazmín Gómez Fleitas Fotos: Rodrigo Ríos y Brandon Giesbrecht

Nos encanta viajar y disfrutar de nuevos paisajes, colores y texturas. Pero, ¿pensaste en planear tu próximo destino en base a la mejor vista de las estrellas que puedas tener? El turismo de estrellas o astroturismo está en auge y aquí te lo contamos.

Si alguna vez tuviste la oportunidad de ver una noche estrellada en el interior del país, de seguro te habrás dado cuenta de lo adictivo que resulta recorrer el cielo nocturno con la mirada. Nada entre vos y esas luces distantes que decoran el cielo. Recuerdo que una de las mejores experiencias de mi infancia se remonta a un club de astronomía que impulsó mi mismo colegio, y que dictaba el Prof. Blas Servín (toda una institución para los aficionados en astronomía).

No puedo explicar con palabras lo que fue darme cuenta de la inmensidad del universo y aun más, presenciar como cierre del mismo una lluvia de meteoritos en el Chaco. Se veían como miles de estrellas fugaces que iluminaban el cielo; y fue sin duda épico. Creo que esa fascinación se despertó en mí gracias a que mi madre siempre me contaba como cuando ella y sus hermanos eran pequeños, mi abuelo aprovechaba las noches sin nubes para enseñarles los nombres de las constelaciones.

Como vivían en el campo, era el lugar perfecto para empaparse con la belleza natural de su alrededor y no es de extrañar que cuando uno está acostumbrado a rodearse de ello, lo extrañe si se mude a la ciudad. Eso fue lo que le pasó a Brandon Giesbrecht, que se mudó de Presidente Hayes a Asunción en el 2012 para seguir la carrera de Ingeniería Eléctrica; y como creció en una zona rural, la nostalgia hacia la tranquilidad del campo y los cielos sin contaminación lumínica, fue mucha.

Dunas de San Cosme y Damián. Foto: Rodrigo Ríos.
Dunas de San Cosme y Damián. Foto: Rodrigo Ríos.

Debido a eso, desarrolló una gran pasión por la astrofotografía y en el 2013 pudo incursionar en ello, gracias a contar con una cámara adecuada. "En mi tiempo libre, ya sea en las vacaciones o algunos fines de semana, suelo salir para hacer fotos, para hacer astrofotografía", nos cuenta. Por cierto, lo encontramos gracias a sus imponentes fotos del cielo nocturno de distintos puntos del país, en especial del Chaco, que comparte en su fanpage.

Algo similar sucedió con Rodrigo Ríos, que dio con ello luego de comprar su primer telescopio en el 2010, como buen aficionado a la astronomía. "Lo iba a utilizar solo para observación -en ese entonces no manejaba nada de conceptos de fotografía ni mucho menos tenia una cámara- sin embargo, con el uso me di cuenta que podía tomar también fotos de lo que observaba con los ojos; asi fue que adquirí una cámara y luego de mucha práctica y error a lo largo de estos 6 años, ahora estoy conforme con las fotografías que logro capturar", relata.

Viajar para ver las estrellas

Muchos países en el mundo están potenciando esta clase de turismo, conocido como astroturismo -y no, no tiene que ver con la astrología- debido al rápido crecimiento urbano, que trae como consecuencia la polución lumínica. Es decir, para poder ver las estrellas no debe haber interferencia de otras luces, por eso cuando viajamos al Chaco o a otros lugares del interior del país, nos encontramos con una cantidad mucho mayor de estrellas.

Rodrigo nos explica que las grandes ciudades bloquean casi totalmente la luz que proviene del espacio, por lo cual aprendió que a partir de 80km alejados de Asunción ya se puede encontrar cielos relativamente limpios pero que pasando los 100 km el cielo se vuelve muy bueno; y así sucesivamente a medida que uno se vaya alejando.

"Lo importante es alejarse de las ciudades, podes considerar 50 km en ciudades más pequeñas y para asegurar completamente, podes ir hacia el Chaco Paraguayo. Ahí en cualquier dirección tenes un cielo totalmente limpio, uno de los mejores que he visto hasta ahora" confirma.

Misio?n Jesui?tica Jesu?s de TavarangueAsí mismo, Brandon coincide: "Los mejores lugares son los que están alejados de las ciudades grandes. Generalmente basta con salir unos 100 km de la ciudad para poder apreciar los cielos nocturnos, aunque cuanto más lejos, mejor". De hecho, la mayoría de sus fotografías las hace en el Chaco porque cuenta con poca cantidad de ciudades y centros urbanos, además de que la contaminación lumínica es casi nula allí.

Además nos menciona que otros lugares para ello son las Dunas de San Cosme y Damián, la localidad de Zanjita en Ñeembucú y la Misión Jesuítica de Jesús de Tavarangue en Itapuá; aunque se encuentre relativamente cerca de la ciudad de Encarnación. La idea con los viajes siempre es alejarse lo más que se pueda, por ello ambos coinciden en que la premisa si te gustaría experiementarlo es acampar.

Sí se debe tener en cuenta que para ingresar a los lugares turísticos por la noche, se debe contar con un permiso de la SENATUR, ya que se encuentran habilitados solo durante el día. Y la mejor época para ver el centro de la Vía Láctea, por ejemplo, son los meses desde abril hasta septiembre según Brandon.

La afición por la astrofotografía en palabras de Rodrigo,s e de a lo siguiente: "La fotografía muestra algo totalmente diferente a lo que los ojos pueden captar; nuestra visión no está preparada para acumular tanta luz, cosa que si lo puede hacer una cámara. Lo que te parecía una simple mancha diminuta en el cielo, con la cámara era en realidad nebulosas, galaxias y cúmulos gigantescos de estrellas con diferentes tonalidades de color. En otras ocasiones a simple vista no se ve absolutamente nada pero tomando una fotografía a larga exposición, uno es capaz de ver que en ese lugar había algo y eso es fascinante".

Los mejores lugares del mundo

Rodrigo Ríos ya tuvo la oportunidad de visitar el desierto de Atacama en Chile junto al profesor Blas Servín; el cual es uno de los sitios más codiciados por los astrónomos, ya que su cielo es considerado uno de los mejores del mundo para las observaciones; y él da fe de ello. Aquí recopilamos una breve lista de los lugares para visitar.

  1. El desierto de Atacama, Chile. Es uno de los lugares más secos del planeta, por lo cual sus nubes no molestarán y como se encuentra a 3.500 metros sobre el nivel del mar, está bastante cerca de las estrellas.Tiene en Very Large Telescope y próximamente estará el Telescopio Europero Extremadamente Grande.
  2. Reserva Natural NamibRand, Namibia. Es uno de los lugares más oscuros y sus condiciones son tan buenas, que hasta hay resorts turísticos para mirar al cielo. Como el Sossusvlei Desert Lodge que cuenta con telescopio en las habitaciones y entrenó al personal del hotel para que ayude a los huéspedes a entender el cielo.
  3. Arkaroola, Australia. Cuenta con tres observatorios astronómicos y ofrece visitas guiadas que está buscando posicionarse en el mapa de los aficionados.
  4. Parque del Valle de la Muerte, California. Desde aquí se puede ver con un telescopio de un aficionado “La galaxia Sombrero”, de la cual muchos astrónomos especulan que en su centro se encuentra un agujero negro más grande que nuestro sol.
  5. Isla de Skye, Escocia. Un paisaje austral ideal con montañas elevadas y poca contaminación lumínica que permite ver auroras boreales que tiñen las estrellas con distintos colores.
  6. Parque Nacional Aoraki-Mount Cook, Nueva Zelanda. El monte Cook es el pico más elevado de Nueva Zelanda con glaciares y campos de nieve permanentes; y gracias a su lejanía con la ciudad, las estrellas ahí son magníficas.