Emerson Dutra. Corresponsal.

Según cifras oficiales, un total de 1.003 kilos de marihuana prensada y 99,5 kilos de cocaína colombiana de la más alta pureza fueron incautados por agentes del Departamento de Operaciones de Frontera (DOF) durante un sorpresivo control de ruta que los uniformados realizaron en el municipio brasileño de Itaquiraí, a pocos kilómetros de la región de la frontera con Paraguay. De acuerdo a los datos, la policía de Brasil se encontraba trabajando en la zona cuando detuvieron un camión de gran porte para una inspección de rutina. El vehículo estaba al mando de José Fabiano de Oliveira (33), quien fue apresado durante el operativo.

El llamativo nerviosismo que demostró el conductor del rodado llamó la atención de los agentes, los cuales, como consecuencia, resolvieron revisar minuciosamente la carrocería del vehículo.

Grande fue la sorpresa de los miembros del DOF cuando encontraron 1.200 "ladrillos" de marihuana y 99 de clorhidrato de cocaína.

El chofer confesó que fue contratado por una persona "desconocida" para transportar la millonaria mercadería hasta la lejana localidad de Bataguasú. Por el trabajo, de Oliveira percibiría la suma de 5.000 reales (casi 7.500.000 guaraníes), informó la policía brasileña.

MÁS GRANDE DECOMISO

El DOF calificó la incautación de la droga como la mayor registrada en lo que va del año.

"Con el decomiso de esa droga, los traficantes sufrieron un perjuicio económico superior a los 2 millones de reales (unos 3.000 millones de guaraníes).

De acuerdo a los datos, la droga fue adquirida en la terraza del país por traficantes brasileños que tienen a su cargo abastecer de yerba maldita y cocaína el rentable mercado de ese país.

Realizados los trámites de rigor, la carga y el detenido fueron derivados a la base de operaciones del DOF en la ciudad de Dourados, a 100 kilómetros de la frontera con Paraguay, a disposición de la justicia ordinaria.