Itasa Construcciones incursiona en el rubro de las casas prefabricadas con la construcción actual de 500 viviendas ubicadas en asentamientos del departamento de Alto Paraná. Las mismas estarían listas para finales del próximo mes y el costo de cada una ronda los G. 70.000.000.

Mediante una licitación de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (SENAVITAT), la constructora se adjudicó la construcción de dichas viviendas que estarán ubicadas en las zonas de Tavapy, 21 de Setiembre, Acaray Costa y Vy'arenda y actualmente se encuentran en proceso de ejecución y unas 160 en terminación. "Son asentamientos campesinos que merecían una mayor atención por parte del Gobierno y con este proyecto esto se está haciendo realidad", expresó el Ing. Carlos Orué, director de Itasa. Por otra parte, el director mencionó que eligieron construir casas prefabricadas básicamente por la logística y por el menor tiempo de construcción que llevan.

Entre las principales características que presentan las casas, las mismas están asentadas sobre una platea de hormigón totalmente aislado y poseen 50 m² con dos dormitorios, además de una cocina comedor, un baño y un lavadero externo. También, las paredes poseen 5 cm de espesor y están hechas de láminas de acero por dentro y por fuera, con agregado de isopor en el interior. Ese mismo componente es el del techo. "Estos materiales son altamente resistentes y están preparados para soportar hasta 120 km por hora de viento", explicó Orué.

MATERIAL

Un detalle que puntualizó el directivo, es que el material que utilizan es más térmico que la cerámica, por lo que tiene una diferencia de aproximadamente 7 grados entre el exterior y el interior. También, mencionó que la parte eléctrica en sí no va embutida, sino expuesta, de tal forma que los conductores eléctricos no tengan ningún contacto con la parte metálica, por lo que van por unos electroductos de plástico, indicó Orué. Además, estas casas ya cuentan con instalaciones eléctricas, servicio de agua corriente, ducha con agua caliente y bombas neumáticas, en caso de que el agua salga con poca presión.

"Las necesidades habitacionales en el país son muy grandes y se acentúan más para los conciudadanos que están en estos lugares lejanos de la capital, donde recién ahora el Estado les está dando asistencia", añadió Orué.