La fuerza aérea estadounidense perdió en los últimos días dos drones armados en Irak y en Turquía, en dos incidentes separados, anunciaron responsables militares en Washington. Los dos drones de ataque Predator estaban equipados con misiles aire-tierra Hellfire en el momento de los accidentes, y los armamentos fueron recuperados, según el ejército.

El primer incidente tuvo lugar el 17 de octubre cuando un piloto "perdió la señal de su aparato, que se estrelló al sur de Bagdad", precisó el coronel Steve Warren, un portavoz del Pentágono.

Dos días mas tarde, otro Predator cayó en el sur de Turquía, señaló Warren. Los medios locales precisaron que cayó en la región de Hatay. "El aparato tuvo un problema mecánico. La fuerza aérea siguió controlándolo y le hizo posarse en una zona no poblada", dijo.

Se ha abierto una investigación para aclarar ambos incidentes. Estados Unidos encabeza una coalición de unos 60 países, que bombardea blancos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria y en Irak desde hace un año.

El portavoz de la "Operación Apoyo Decidido" contra el grupo yihadista Estado Islámico, Steve Warren, ha afirmado este miércoles que dos aviones no tripulados estadounidenses se han estrellado en los últimos días en Irak y Turquía. Warren ha dicho también que, desde el inicio de las operaciones contra el Estado Islámico, la coalición que encabeza Estados Unidos ha llevado a cabo 7.603 bombardeos contra el grupo, 4.933 de ellos en Irak y 2.670 en Siria.