Con la presión de que solo quedan dos días para la llegada del papa Francisco al Paraguay, varios jóvenes de la Arquidiócesis de Asunción y de la Diócesis de San Lorenzo, en forma masiva, llegaron ayer hasta el ex Seminario Metropolitano para retirar sus credenciales, chalecos, el programa de horarios e itinerarios donde prestarán el servicio durante los días del evento.

En total alrededor de 30 mil servidores se acercaron el día de ayer para el retiro y, según los organizadores, se espera que sean más mañana jueves que es la fecha tope de la entrega de los documentos.

Sobre el punto, Stella Ayala Domínguez, coordinadora de la Comisión de Acreditaciones, explicó que si bien en total son 80 mil servidores los que están acreditados para las actividades en general, para Ñu Guasu se tiene previsto un total de 30 mil voluntarios, quienes vendrán de distintos puntos del país.

"Un sinfín de jóvenes ya llegaron hasta el Seminario para retirar sus equipos de trabajo, que consiste en una credencial, donde están todos sus datos que los ayudará a que puedan ser identificados entre la multitud. Además de los chalecos que ayudarán también a mostrarse diferentes entre las personas que irán a los diferentes lugares donde estará el papa Francisco. De los horarios, porque se va a cubrir desde que sale del aeropuerto hasta todos los lugares por donde estará el Papa", explicó.

Además resaltó la predisposición de los cientos de jóvenes que fueron hasta el lugar a retirar sus elementos de trabajo, pese al día lluvioso que se registró el día de ayer. "Fue algo inesperado, pero al mismo tiempo se tenía prevista la visita de tantos chicos y personas adultas que también están dentro del equipo de servidores. Es lindo ver que estas personas muestran una tremenda predisposición para ayudar durante la visita del papa Francisco", resaltó Stella Domínguez.

La coordinadora de la Comisión de Acreditaciones también dijo que los servidores estarán en los diferentes sitios formando los cordones humanos, pero que igualmente irán acompañados, cada cierta distancia, por agentes de la Policía Nacional. El trabajo consistirá en resguardar que las personas no pasen los límites establecidos durante la misa de Ñu Guasu.