Cuando estaba previsto que ayer por la tarde José Ariel Núñez, en la reunión que mantuvo con el presidente de Olimpia, Marco Trovato, firmara el contrato que lo vincule con la institución de Para Uno por una temporada, la misma se daría recién en el transcurso de este martes.

El atacante superó sin complicaciones la revisión médica y, como en tantas otras oportunidades se había mencionado con posible refuerzo, solo falta la firma para que se pueda acoplar a la plantilla principal franjeada y ponerse a disposición del entrenador, Francisco Arce.

"Ya acordamos todo. Mañana llegan los papeles y estaría firmando para poder ya activar con el plantel. Estoy muy contento por volver al fútbol paraguayo y por este paso importante", manifestó el atacante luego de la reunión que mantuvo con Trovato. El acuerdo es una cesión a préstamo por un año, con opción de compra a los seis meses.

Con la llegada de Núñez, Olimpia consigue el delantero por fuera que tanto anhelaba el "Chiqui", aunque todavía no queda cerrado el cupo de refuerzos, ya que la salida de Cristian Campestrini hace que impere la búsqueda de un arquero con experiencia.

BAVA FUE OFRECIDO

El golero uruguayo de 33 años, que pasó por Libertad en el 2007 y en el 2009 y últimamente estuvo en el Nacional de Uruguay, fue ofrecido mediante un empresario a la directiva de Olimpia, aunque ésta y el cuerpo técnico no tendrían intenciones de contar con él, por lo que rechazaron el ofrecimiento.

Así también fue ofrecido el argentino Pablo Migliore, quien milita en filas de Peñarol. Más allá de que, en su momento, Trovato mencionó que Víctor Centurión será el arquero titular en el segundo semestre y que Olimpia no traerá otro portero, "Chiqui" Arce hizo el pedido para cubrir el lugar que dejó Campestrini y la directiva deberá cumplir.

SE DILUYE LO DE VELÁZQUEZ

La llegada de Pablo Velázquez, quien ya tenía todo acordado para vestir la franja, se diluye cada vez más por la intención que tiene el Atlético Nacional de recuperar el monto invertido en el jugador a principio de año cuando lo contrató y así dejarlo ir. Por ahora, está muy difícil que el ariete vista la franjeada.