Jerez de la Frontera, España. AFP

Los trajes con sistema airbag incorporado que llevan todos los pilotos de MotoGP desde el 2014 permiten una protección de los órganos vitales en un abrir y cerrar de ojos. "Un pestañeo se efectúa en 300 milisegundos y el inflado de nuestra cámara de aire alrededor del piloto se hace en 25 milisegundos", afirmó a la AFP Jeremy Appleton, de Alpinestars, una de las principales marcas del sector.

"En realidad hay que añadir el tiempo de detección, que es de unos 40 milisegundos según las circunstancias", declaró en Jerez de la Frontera, donde se disputa este fin de semana el Gran Premio de España de motociclismo.

Durante la impresionante caída del español Marc Márquez en los ensayos del Gran Premio de Italia del 2013, gracias a los datos reunidos, fue posible saber que el campeón del mundo circulaba a 337,9 km/h en el momento de la pérdida de control, que la detección tardó 25 milisegundos, que el impacto tuvo lugar 80 milisegundos después de la detección y 30 milisegundos después del inflado.

Sensores

"Los siete sensores que se llevan en los hombros, los brazos, las piernas, la espalda y la nuca nos informan sobre todo de los cambios de aceleración que vive el piloto", añadió Appleton, cuya empresa pronto próximamente en el mercado una chaqueta con cinco sensores, destinada a los motoristas 'amateurs'.

Desde la pasada temporada, los Rossi, Márquez y Lorenzo están protegidos en los hombros, espalda, caderas y una parte del abdomen con este sistema. En el 2009, el finlandés Mika Kallio fue el primer piloto de MotoGP en llevar un traje Air Bag, aunque entonces sólo se protegía la zona de los hombros. Lo que no está protegido actualmente es el ombligo y las primeras vértebras cervicales.