De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, nueve niños con cardiopatías muy complejas son beneficiados con la fusión de trabajos del equipo de cardiología del hospital pediátrico "Niños de Acosta Ñu" y de la "Children´s Heart Foundation". Los integrantes de la fundación llegan para compartir con sus pares nuevas técnicas quirúrgicas y de cuidado de pacientes.

Se cumplió ayer el quinto día de la maratónica jornada de cirugías. La selección de niños y jóvenes se hizo dando prioridad a aquellos cuyas vidas corrían alto riesgo.

El costo aproximado de los procedimientos quirúrgicos oscilan los 150.000 dólares en hospitales de primer mundo; hoy, en el Acosta Ñu –esas mismas cirugías- se realizan de forma gratuita a los beneficiados. Debido a la complejidad de los casos, llegan a concretar dos intervenciones diarias, unas ochos horas con paciente dentro de quirófano, más de 16 horas en total. Las tareas continúan con los cuidados especiales, hasta llegar al alta médica.

La presencia de este grupo, que llegó desde Memphis, EE.UU – siete en total- cirujanos, intensivistas, enfermeras y perfusionista, se dio gracias a gestiones de los sectores público y privado. Empresarios que prefirieron mantenerse en el anonimato, cubrieron los costos de pasajes aéreos.

El MSP, a través del Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu, brindó la infraestructura, equipos de punta y el acompañamiento de personal capacitado; también, la provisión de materiales, medicamentos e insumos, con la ayuda de las Fundaciones "Santa Librada" y "CECI".

El Dr. Felipe González, anestesiólogo del "Acosta Ñu" y actual director del INERAM, manifestó su agradecimiento a todos los que hicieron posible concretar una acción que permitirá a niños/as y jóvenes pensar en un futuro.

Indicó además que las experiencias de los visitantes permiten aumentar los conocimientos, "que no se compara con lo que uno puede aprender en cursos, seminarios o congresos", según indicó.

El Dr. González recordó la década de los 90, cuando realizaba residencia médica en Chile. Ahí conoció al Dr. Rodrigo Soto, actual director del International Children´s Heart Foundation, sitio que une a médicos de todo el mundo que desean viajar a diferentes destinos para ayudar a salvar vidas y a enseñar las últimas técnicas quirúrgicas y de cuidados que se manejan actualmente.

Aquella amistad perduró y hace posible concretar sueños, salvar vidas sin que ello implique afligir a las familias con cifras exorbitantes e inalcanzables para muchos.

Es la segunda vez que los integrantes de esta fundación internacional trabajan con los médicos del "Acosta Ñu".