Sonita Alizadeth es una rapera afgana que escapó dos veces del matrimonio forzado y ahora es una activista en contra de las bodas de niñas con hombres adultos. Por el "Día internacional de la Niña", te presentamos su historia.

La joven y su familia vivían en Afganistan, pero al encrudecerse la guerra, huyeron a la ciudad de Teherán en Irán, para vivir allí como refugiados.

Cuando su padre murió, la familia regresó a Afganistán. Sonita y su hermana se quedaron en Teherán. Al cumplir los 10 años, la maquillaron y prepararon para casarse con un hombre. Ella dice no recordar cómo, pero la boda terminó cancelándose.

Mientras vivían indocumentadas en Teherán, las hermanas recibían educación y clases de teatro y música en una ONG. Rápidamente, Sonita llamó la atención por su especial talento al rapear.

Rokshareh Ghaemmaghami, la reconocida camarógrafa iraní de documentales, fue una de las interesadas en registrar la historia de la primera rapera de Afganistán. Sin embargo, fue justo en este momento que la mamá de Sonita quiso nuevamente casarla con un hombre que pagaría 9.000 dolares por desposarla.

Con 16 años, Sonita le rogó a la directora iraní que no dejara que esto pasase. "Fue un momento difícil porque si ayudas, te olvidas de la película y, si no ayudas, te olvidas del lado humano de esta historia. No podía quedarme de brazos cruzados", afirma Ghaemmaghami al diario Euro News.

Finalmente, terminó entregando a la madre de Sonita 2.000 dólares para terminar el audivisual y así salvar a la joven de un matrimonio forzado.

EL RAP SALVÓ A SONITA

Esta segunda vez que Sonita se vio ofrecida como dote, entendió la realidad que le tocaba como niña afgana, realidad a la que volvería una vez finalizado el documental.

Esto la inspiró para escribir y grabar el videoclip "Novias en venta" (Brides for sell),  donde rapea vestida como novia, con un cógido de barras pintado en la frente y moretones falsos en el rostro y los brazos.

El videoclip tuvo un impacto increíble en el público cibernético. Tanto que llegó en dos semanas a casi 84.000 visitas. Fue así que la ONG Strongheart Group de los Estados Unidos, la llamó y le ofreció una beca, porque se dedican a capacitar a personas en situaciones de riesgo, que tengan el potencial de lograr un cambio real en el mundo.

Hoy es una estudiante y activista, que realiza conferencias y charlas, junto con otras referentes de la lucha como Malala. Sostiene no guardarle rencor a su madre, porque sabe que es una tradición cultural, y que su familia no conoce otra realidad.

"Deja que te susurre, para que nadie se entere de qué hablo, de la venta de las niñas. Mi voz no debe ser oída ya que va en contra de la Sharia. Las mujeres deben permanecer en silencio… esta es nuestra tradición", dicta la letra de su rap. En Afganistán, alrededor del 15% de las mujeres menores de 15 años está casada. Entre el 60% y el 80% son bodas forzadas, según CNN.

It was great meeting Malala Yousafzai and Najla Hussein Mahmaad at the Girls Not Brides event yesterday ❤ New York is so...

Posted by Sonita Alizadeh on martes, 19 de septiembre de 2017