Las Vegas, Estados Unidos | AFP

Aunque los automóviles más futuristas colman los pasillos del CES, el salón electrónico de Las Vegas también rebosa de soluciones alternativas como la bicicleta eléctrica conectada o el scooter ple­gable. "En muchas grandes ciudades, los automóviles ya no son una solución viable", dijo el experto Jack Gold, de la firma J. Gold Associates.

Las Vegas, que ha sido sede esta semana del mayor salón de electrónica de consumo del mundo, es un ejemplo claro: su famosa Strip Avenue, rodeada de gigantes hoteles y casinos, se ha visto paralizada por fuer­tes atascos mañana y tarde.

Un ejemplo que explica el interés que suscitan en los pasillos del salón las solucio­nes alternativas al automóvil, como la bicicleta eléctrica de la startup GenZe, filial esta­dounidense del gigante indio Mahindra. "La industria del automóvil está muy preocu­pada de que poco a poco aban­donemos la idea de tener un automóvil", dice su portavoz Tom Valasek.

Varios gigantes tecnológicos están invirtiendo mucho en tecnologías de conducción autónoma para en el futuro ofrecer servicios de reserva de vehículos… sin conduc­tor . "Creemos que tener un automóvil no tendrá ningún sentido en el futuro", sopesa el jefe de Lyft, John Zimmer, presente en el CES. Su hija, asegura, no querrá tener uno cuando crezca.