Tallin, Estonia. AFP.

La Comisión Europea propondrá en el 2018 nuevas reglas para gravar en la UE a los gigan­tes de internet como Google o Apple, a pesar de las reticen­cias de algunos países del blo­que, anunció este viernes su titular Jean-Claude Juncker.

"En el sector digital, los impuestos deben pagarse allí donde se deben", afirmó Juncker, al término de una cumbre europea en Tallin consagrada a la dimensión digital, anunciando las pro­puestas de Bruselas sobre "una imposición justa y efi­caz" el "próximo año".

A los grandes grupos de inter­net como Google, Apple, Face­book y Amazon se les acusa regularmente de llevar a cabo una optimización fiscal, prác­tica consistente en montajes financieros para minimizar sus impuestos. Estas empresas transfieren artificialmente los beneficios obtenidos en toda la UE a un solo país del bloque, como Irlanda o Luxemburgo, donde se benefician de un régi­men de imposición ventajoso.

A mediados de setiembre, Francia, Alemania, Italia y España, con el apoyo de otros seis países, presenta­ron durante una reunión de ministros de Finanzas de la UE una iniciativa para gravar a las multinacionales en base a su facturación en cada país, en lugar de los beneficios.

Francia, que lidera esta inicia­tiva, aseguró que cuenta con el respaldo de unos 20 países, según el Elíseo. Para su pre­sidente, Emmanuel Macron, este mecanismo permitiría "una financiación justa del bien común", indicó en un dis­curso sobre Europa en la Sor­bona.

SE OPONDRÍAN

Otros países, como Chipre, Malta e Irlanda, se opondrían a la propuesta. "Si queremos que Europa se vuelva digital, la solución no pasa por más impuestos ni reglas. De hecho, es todo lo contrario", defendió el viernes en Tallin, el primer ministro irlandés, Leo Vara­dkar.

Otros países mantienen sus reservas, especialmente por­que desean que el problema se aborde a nivel internacio­nal, en el seno del G20 o de la Organización para la Coope­ración y el Desarrollo Econó­micos (OCDE), para evitar que otros países de fuera del blo­que se hagan con los impues­tos de estas empresas en detri­mento suyo.