El restaurante situado en una zona gastronómica de la capital, conserva un estilo muy original y acogedor. Sus platos son un aliciente para regresar y volver a vivir la mágica experiencia.

Por Adriana Zacarías (adriana.zacarias@gruponacion.com.py). Fotos: Aníbal Gauto y Gentileza.

Este lugar redunda en detalles que marcan la línea de su estilo industrial. Desde la fachada, donde se visualiza el predominio de materiales como el hierro y la madera, combinados con muchos follajes de la naturaleza. Así vemos bancos hechos de estos materiales y macetas de plantas que lo rodean, situado en la creciente zona gastronómica del barrio Villa Morra (Cruz del Defensor 856 e/ Alberto Souza).

El bar luce una impronta romántica y rústica.
El bar luce una impronta romántica y rústica.

El emprendimiento gastronómico empezó el 27 de julio del 2016. Las propietarias de Benedicta Restó son Celeste Amarilla y María Isabel Gavilán. Cuenta con cuatro ambientes: salón principal, terraza, galería y patio. El aforo es para 140 personas.

Remembranza industrial

El recorrido inicia en la galería con baldosas negras y blancas y un entorno de sillas de madera y mesas de hierro, incluso algunos barriles de roble fungen de macetas para las plantas. Objetos de hierro herrumbrado invaden todo el recinto.

Ingresar a Benedicta es como viajar al pasado.
Ingresar a Benedicta es como viajar al pasado.

Todo lo que caracteriza al estilo industrial se superpone: ruedas, baúles, tambores y madera reciclada, dándole toques de rusticidad al ambiente. Los muebles también son antiguos, de estilo victoriano.

Las luces se entremezclan con las paredes de ladrillo visto.
Las luces se entremezclan con las paredes de ladrillo visto.

Entre los objetos que evocan reminiscencias de ayer se encuentran: balanzas, botellas de soda, jauleras, teléfonos, portalámparas, cámaras fotográficas, relojes, la propia barra está revestida de antiguas puertas.

Este lugar redunda en detalles que marcan la línea de su estilo industrial.
Este lugar redunda en detalles que marcan la línea de su estilo industrial.

Las lámparas que penden del techo se ciñen entre arañas monumentales y hechos de materiales reciclados como antiguas palanganas de hierro e instrumentos de aljibe. Otro detalle es el ineludible ladrillo visto que recrea la era industrial.

Lámparas industriales suspendidas desde las alturas.
Lámparas industriales suspendidas desde las alturas.

Vale decir, que la madera es propia del estilo rústico y el metal del industrial, por lo que finalmente se puede catalogar a su decoración como rústico-industrial.

Paredes revestidas de relojes llamativos por su forma y aspecto.
Paredes revestidas de relojes llamativos por su forma y aspecto.

El estilo industrial nació en Europa, con el auge de las fábricas de grandes galpones. Pero fue la escuela de arte, diseño, artesanía y arquitectura, Bauhaus, fundada en 1919 en Alemania, quien lo patentó técnica y teóricamente.

Predominan objetos reciclados y materiales de hierro y madera, combinados con muchos follajes de la naturaleza.
Predominan objetos reciclados y materiales de hierro y madera, combinados con muchos follajes de la naturaleza.

Su fundamento pragmático se acentuó cuando en los años 50 se empezaron a habitar las fábricas remotas como viviendas o talleres de artistas en Estados Unidos.

Gastronomía

Los comensales prefieren a los peces, así lo aseguró el chef estelar Miguel Gómez: "Lo que más se pide son los pescados. La gente busca mucho el maridaje con el surubí, salmón. Nuestro público se inclina más hacia los productos de río y mar. Sorprendentemente tenemos grandes cortes como el ojo de bife, bife de chorizo, y el corte tierno que es el lomito, que son la primera opción de cualquier persona. Pero aquí la gente elige un salmón al ratatouille o con crema de hinojo, un mix de mariscos y vuelve por lo mismo". Para el maridaje, los vinos que no faltan son el chardonnay, sauvignon blanc y malbec.

Surubí fondue de queso azul y arroz mediterráneo (alcaparras, morrones, cebollas y pimienta).
Surubí fondue de queso azul y arroz mediterráneo (alcaparras, morrones, cebollas y pimienta).

Respecto a la carta, explicó realizan un recorrido por todos los platos regionales. "Nuestra carta hace un recorrido por el estilo mediterráneo. Tenemos pescados de río: el salmón y el surubí. Productos de mar como los mariscos. También los mix que fusionan mariscos y pescados: cebiches, risottos, espaguetis. Además nos vamos hacia Europa con el fondue de queso, acompañado de surubí, la caponata siciliana. Así podemos decir que la cocina es un poco mediterránea conllevando la vuelta al mundo porque tiene varios estilos", precisó el chef.

Medallón de lomito con reducción de malbec, canasta de parmesano y bouquet de verduras con puré de papas y toques de alcaparra y cherry confitado.
Medallón de lomito con reducción de malbec, canasta de parmesano y bouquet de verduras con puré de papas y toques de alcaparra y cherry confitado.

Por su parte, el encargado de Marketing, Osvaldo Fernández, destacó que el espacio está abierto para eventos sociales como despedidas de soltera/o, baby showers. "Hacemos también servicios de cáterin, estuvimos en la embajada británica por el cumpleaños de la reina", citó.

Volcán de chocolate acompañado de crema americana y culis de frutos rojos.
Volcán de chocolate acompañado de crema americana y culis de frutos rojos.

Benedicta abre al público los martes, miércoles y jueves de 19:00 a 01.00 am. Viernes y sábado de 19:00 a 02:00 am.