"Muebles de autor" se denomina el último lanzamiento de la Fundación Pa'i Puku, cuyo fin es generar ingresos para que más niños reciban educación. En efecto, colaboraron cuatro reconocidos artistas de nuestro medio.

Por Adriana Zacarías (adriana.zacarias@gruponacion.com.py). Fotos: Gentileza.

La Fundación Pa'i Puku en alianza con la Fundación Itaú presentaron su línea de "Diseños de autor". Se trata de cuatro artistas (Gabriela Díaz de Espada, Regina Rivas, Guillermo Sanabria y Eduardo Vago), que plasmaron su estilo artístico a los muebles hechos artesanalmente en la escuela Pa'i Puku, ubicado en Villa Hayes, departamento de Presidente Hayes, en el kilómetro 156 de la ruta nacional N° 9 Dr. Carlos Antonio López o Transchaco, puerta de la Región Occidental o Chaco paraguayo.

La escuela del mismo nombre fue fundada el 12 de junio de 1965 por el sacerdote de origen belga, Pedro Shaw, conocido por los chaqueños como Pa'i Puku, por su espigada silueta. Desde 1972 los alumnos aprenden el oficio de ebanista, cuyo fin es concomitantemente, el de comercializar sus trabajos para solventar a la institución educativa.

Muebles Pa’i Puku

La línea de muebles es comercializada en Marketplace, bajo el lema #MueblesQueEducan, con la ayuda de la Fundación Itaú, desde el 2014. Las sillas y mesas están elaboradas con fina madera proveniente del Chaco (petereby, palo blanco, palo rosa, cedro). Los muebles poseen entramado de cuero natural como sello característico.

Significando

Para Regina Rivas, colaborar para este proyecto fue un honor muy grande. "Sigo el trabajo de ellos hace ya bastante tiempo, y cada vez está mejor y el mensaje que nos deja a todos es hermoso", adujo. En cambio para Guillermo Sanabria, significó un gran desafío. "Resignificar el trabajo de estos artistas de la madera me adjudicó una responsabilidad enorme a la hora de intervenirlos. Pero por sobre todo lo disfrute al máximo", afirmó.

“Me gustaría que me consideren un artista con trazos desenfadados, libres y atrevidos”. Guille Sanabria.

Por su parte, Eduardo Vago, mencionó: "Colaborar con Pa'i Puku significó recibir una historia rica y llena de texturas contadas en las vetas de la madera desnuda, para luego, responder en agradecimiento de una forma muy personal. Significó enriquecerse mutuamente". "Para mí fue muy gratificante colaborar con la Fundación Pa'i Puku y de esta manera poder ayudar a que más niños puedan tener acceso a la educación", elogió Gabriela Díaz de Espada.

“Mi estilo es ecléctico, experimento con las texturas y colores en mis trabajos, donde predomina el volumen, el textil y la pintura”. Gabriela Díaz de Espada.

La experiencia

"Cuando me entregaron las butacas dije: '¡estas piezas no necesitan intervención, así están perfectas!' Tenía dos piezas hermosas en mi taller y las miraba y decía qué se le puede hacer a un trabajo que está tan bien hecho, que es tan lindo, tan cuidado, tan estético, estuve así horas", reveló Regina.

“Mi estilo es casi naïf -o al menos algunos así lo llaman-, yo no le pongo nombre, uso figuras sintetizadas, colores plenos, contrastes, líneas sueltas y mucho color. Trabajo con los elementos que me rodean, dibujo plantas mientras cuento mis historias”. Regina Rivas.

"Y lo que me pareció apropiado fue utilizar los mismos colores de las butacas: marrones, cremas, en sus distintas tonalidades y empezar por ahí. Quería hacer algo que aporte a la butaca de una manera no invasiva", agregó.

Para Regina Rivas, los términos preservar, cuidar y respetar, evocan su inspiración en la naturaleza.
Para Regina Rivas, los términos preservar, cuidar y respetar, evocan su inspiración en la naturaleza.

Sin embargo, Edu Vago calificó a la experiencia vivida como divertida, pese a ser la primera vez. Guille Sanabria manifestó que el proceso fue muy suelto y fluido. "Siempre es un desafío cuando el soporte sale del lienzo, de lo común. Al principio no sabía por dónde empezar porque quería hacer algo diferente. Así que empecé a probar, agregar, sacar, combinar materiales para ver cómo iban acomodándose hasta que al final, me sentí bien con el resultado", evaluó Díaz de Espada.

Gabriela Díaz de Espada, ceramista y pintora.
Gabriela Díaz de Espada, ceramista y pintora.

El proceso

Los artistas cuentan los pormenores del proceso creativo. Rivas enfatizó en la naturaleza: "Es un estilo bien sintetizado, con módulos que se repiten hasta crear una textura, un todo, un mundo. La realidad del Chaco hoy está peligrosa y las palabras preservar, cuidar, respetar, se me vinieron a la mente y esas se transformaron en texturas de las típicas palmeras, la noche estrellada y las aves".

Sanabria, experimentó un viaje por varios estilos. "Decidí darle la gama de colores fuertes y vibrantes que uso en mis obras haciendo un poco de contraste con la madera cruda original de los diseños. Y un toque de stencil de ñandú, haciendo referencia a la artesanía nacional. El estilo fue muy libre y el resultado atractivo", ilustró.

Edu Vago, fiel a su estilo, intervino con la técnica del puntillismo, contrastada por una impronta forestal. En otro mueble, fijó líneas y dibujos propios.
Edu Vago, fiel a su estilo, intervino con la técnica del puntillismo, contrastada por una impronta forestal. En otro mueble, fijó líneas y dibujos propios.

Edu Vago, fiel a su estilo, intervino con la técnica del puntillismo, contrastada por una impronta forestal. En otro mueble, fijó líneas y dibujos propios. "En el primer banco de madera intervenido trabajé la técnica de puntillismo, buscando algo ligero y orgánico, aludiendo a la sombra inconstante proyectada por los árboles. En el segundo banco la línea es la que prima, dibujando un escenario urbano en el cielo nocturno", describió.

“Definiría a mi trabajo como ‘ilustraciones binarias desorganizadamente ordenadas’. Trabajo en blanco y negro, principalmente con tinta china. Los temas que trato son en su mayoría antagónicos: la naturaleza y la ciudad, interiores desde exteriores, el pensamiento y la acción, el quiebre y la continuidad”. Edu Vago.

Gabriela Díaz de Espada le puso apliques textiles, otorgándole volumen y encanto. "Mi intención fue la de intervenir la pieza respetando la naturaleza y belleza de sus materiales que caracterizan los muebles de Pa'i Puku. A los que agregué color, texturas, hilos, lanas, lienzos pintados, esculturas blandas, volúmenes con el uso de textiles, y apliques de mercería, creando un collage textil", citó.

Guille Sanabria, actualmente está participando de la 2da. BIENAL internacional de arte de Asunción con su serie “Cenicero”.
Guille Sanabria, actualmente está participando de la 2da. BIENAL internacional de arte de Asunción con su serie “Cenicero”.