Por Alberto Castro

Hay otra mini que desata fervores. Destinataria de miradas de reojo en los semáforos o estaciones de servicio, la legendaria marca británica tiene forma registrada en el inconsciente colectivo. Pequeña y chic, todo un ícono de belleza motriz, refrendó el postulado que el sentido de pertenencia de los automóviles no se activa sólo al girar la llave.

Con el trasfondo de las sierras cordobesas, los pintorescos coches de carrocería metálica o techo de vidrio estarán acomunados en un evento a su medida a verificarse en Argentina. La pasión ascendente que genera la marca inglesa dispara anualmente la cita motor, incluso nuestro país fue sede del evento (Autódromo Dumot) hace pocos años. El esperado reencuentro será el próximo mes de octubre, más precisamente del 20 al 22, al pie de las faldas de Villa Carlos Paz.

LN habló con Luis González, de la "troupe" paraguaya fanática del Cooper, y antes que nada resaltó que el vehículo, todo un chiche en las rutas, encierra algo más que lo rigurosamente comercial. Como punto afin de muchos compatriotas de diferentes edades, se cuenta esta debilidad por los Minis para orbitar acciones solidarias y encuentros semanales en Asunción. Así, desde el Fan Page de Mini Freaks Paraguay, interactúa su cronograma valiéndose de la plataforma de la red social Facebook.

"En esta parte de Sudamérica somos muchos los apasionados por los Minis, y ahora estamos a full porque se viene lo más esperado, que es el encuentro sudamericano. Será en octubre en Córdoba (Argentina) y hace poco hicimos el lanzamiento local", precisó González a MOTOR+TECH.

Antes de dar más detalles de la cita continental, aclaró más de una vez que ellos, los de Mini Freaks Paraguay, no son un club en torno a la marca. "Estamos abiertos a todos los apasionados del Mini y pueden viajar todos los que se inscriban pagando 200 dólares, que incluye alojamiento y comida por los tres días", puntualizó.

El marco festivo de ésta aventura fraterna se palpita más con el viaje en caravana de una treintena de "miniadictos", y toda la dosis del frenesí implícita, las infaltables anécdotas de algún encuentro anterior, un viaje a Uruguay o Chile, las postales perpetuadas en Punta del Este o Los Andes. O las esperadas paradas en las rutas internacionales para almorzar o cenar, todo dentro de un gran ambiente de camaradería.

"En Córdoba tendremos la recepción del primer día, las actividades conductivas en la pista autódroma con el maremágnum de las competencias, poniéndose énfasis en la precisión. Y la cena y el cierre con la entrega de la clásica llave gigante", graficó, evocando el encuentro del 2014 en el Autódromo Dumot, que juntó a 180 participantes con el broche final de la foto oficial en La Costanera.

SEGUNDO, DETRÁS DEL FORD T

El Mini es un pequeño automóvil del segmento A producido por la British Motor Company y sus empresas sucesoras entre los años 1959 y 2000. Este automóvil, el más popular de los fabricados en Gran Bretaña, fue entonces remplazado por el nuevo MINI, lanzado en 2001. El original está considerado como un ícono de los años 1960, y su distribución ahorradora de espacio con tracción delantera influyó sobre una generación de fabricantes de automóviles. En la encuesta internacional para determinar el automóvil del siglo más influyente en todo el mundo, el Mini quedó segundo, solo detrás del Ford T.

DISEÑO INGLÉS

Este revolucionario automóvil fue diseñado en BMC por Alec Issigonis. Fue fabricado en el Reino Unido en las factorías de Longbridge y Cowley, Oxford, y más tarde también en Australia, Bélgica, Chile, Italia, Portugal, Sudáfrica, España, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia. El Mini original tuvo tres actualizaciones importantes: el Mk II, el Clubman y el Mk III. El "Mini Cooper" y "Mini Cooper S" fueron versiones deportivas que tuvieron grandes éxitos como vehículos de rally, ganando tres veces el Rally de Monte Carlo.

CARACTERISTICAS

Mini destacaba sobre todo por su fácil conducción y su gran estabilidad: era un coche pequeño, rápido y de mucha calidad, aunque a veces la resistencia del motor no respondía a las expectativas de dureza que auguraba el prestigio de la marca a causa de sus frecuentes, insólitas y costosas averías: resultaban demasiado repetitivas sus visitas obligadas al taller.

Comenzó a venderse como Austin Seven y Morris Mini Minor, además de variantes sedán como Wolseley Hornet y Riley Elf.

El Mini se fabricó en varias carrocerías: una cupé de dos puertas, una versión familiar, una furgoneta, el pickup, un modelo playero sin puertas y el "Moke", una variante todoterreno.

Su tablero analógico estaba empotrado en un panel de madera de caoba. Su centro de gravedad sumamente bajo lo hacía ideal para tomar curvas a elevada velocidad. Además, su reducido tamaño permitía estacionar fácilmente.

REVOLUCIÓN MINI

Causa y efecto. El Mini resultó ser una verdadera revolución automovilística en su tiempo, y además de muy populares, por su tamaño, versatilidad y prestaciones. Los colores y el diseño lo hicieron mantenerse inmunes a las modas automotrices por varios años. Una variante mayor del Mini fue el MG 1300 Mark II de 1300 cc.