REENCUADRAR

Por Javier Barbero
www.javierbarbero.com.py

No cabe duda de que el pasado nos puede resultar tremendamente útil, al menos para dos cosas. En primer lugar para aprender de las experiencias vividas, de los errores cometidos y de las situaciones que no elegimos, pero que atravesamos como pudimos.

También gracias al pasado podemos, en alguna forma, explicar el momento actual: las decisiones que tomamos o las circunstancias que nos rodearon tienen un enorme poder explicativo sobre el presente.

Sin embargo, anclarnos en sucesos o emociones del pasado durante demasiado tiempo puede estar impidiendo que vivamos con plenitud el presente. Y no debemos olvidar que mañana, el hoy será el pasado que estará explicando nuestro presente.

Lo que nos afecta en el presente no son las situaciones que vivimos a lo largo de nuestra vida, sino la representación mental que nosotros hacemos de esas situaciones.

Probablemente, si viviéramos ahora esas situaciones no nos afectarían en lo más mínimo. Pero en el momento en que sucedieron no teníamos los recursos suficientes para integrarlas de una manera distinta, por lo que generamos una representación mental de ellas acorde a ese instante, y posteriormente, no hemos parado a revisarlas y/o cambiarlas.

Si querés dejar atrás tu pasado, lo primero que debés hacer es detectar aquello que te está condicionando. Puede que lo logres solo o que necesites ayuda (de técnicas de meditación o terapia), en caso de que estas vivencias hayan pasado a tu inconsciente y ya no puedas acceder a ellas.

Una vez detectado el pasado, se trata de reencuadrarlo, es decir, de sacar otra conclusión diferente de la que sacaste en ese momento. Por ejemplo: Que una relación fracasara no significa que no seas una persona válida para mantener una relación sentimental. Lo que pudo haber ocurrido es que en ese momento, vos o la otra persona, no tenían los recursos o la madurez requeridas ante determinadas situaciones.

Las cosas que ocurrieron forman parte del pasado y gestionando el presente de una manera adecuada no tienen por qué volver a ocurrir.