Los restos óseos encon­trados ayer en la estan­cia San Eduardo, de Tacuatí, serían del colono menonita Abrahán Fehr, quien fue secuestrado por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) el 8 de agosto del 2015 del inte­rior de su chacra, ubicada en la colonia Manitoba, depar­tamento de San Pedro.

El hallazgo se produjo siguiendo las indicaciones de un mapa que, junto a aproxi­madamente 8 panfletos, fue dejado en el interior del esta­blecimiento por los miembros del grupo armado. Los hue­sos estaban enterrados en una fosa, envueltos en una hamaca y acompañados de un quepis, en una zona boscosa, cerca del río Ypané. A simple vista lleva mucho tiempo en el lugar, según indicaron los intervi­nientes.

Aclararon, sin embargo, que esperarán el resultado del laboratorio forense, que determinará finalmente a quién corresponde los huesos, por lo que no die­ron más detalles del caso.

Una vez encontrados los escritos, llegaron hasta el lugar miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y los agentes fiscales Alberto Torres y Joel Cazal, quienes se encargaron de realizar el procedimiento respectivo.

El comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), Cnel. Héctor Grau, manifestó que la información sobre la fosa fue recibida a la mediama­ñana de ayer. "Recibimos la información de que se habían encontrado panfletos dentro de la estancia San Eduardo. Se procedió a analizar el papel con Criminalística de la Policía Nacional y procedi­mos a ir hasta el punto seña­lado en el mapa. Alrededor del mediodía encontramos una fosa y en el interior res­tos óseos humanos", informó.

El uniformado explicó que un personal de la estancia encon­tró uno de los escritos a unos dos kilómetros del casco prin­cipal del establecimiento. Una vez que se encontraron en el lugar, fueron divisados otros con el mismo contenido.

EL PRESIDENTE SE SOLIDARIZA

El presidente de la República, Horacio Cartes, expresó a través de Twitter su "solidaridad a los familiares de los compatriotas que fueron secuestrados por la banda criminal del EPP y ratifico mi compromiso de redoblar los esfuerzos en la lucha". "Situaciones como estas deben encontrar una sociedad unida que condene a los que utilicen la violencia para atentar contra la paz de la Repú­blica y contra el bienestar de cada una de las personas que confor­man nuestro bendecido país", prosigue.

"A los miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta les aliento, en nombre de todo el pueblo paraguayo, a no ahorrar esfuer­zos en la lucha contra los que roban, extorsionan, secuestran y asesinan a sus propios e inocentes compatriotas", concluye el mensaje.

SE PAGÓ PARTE DEL RESCATE, PERO A OTROS

Los secuestradores de Abrahán Fehr pidieron 500.000 dóla­res americanos de rescate, monto que no fue pagado. A días del secuestro, sus familiares entregaron 100.000 dólares por su libe­ración, pero el dinero fue a parar en manos de delincuentes que no tienen relación con el grupo armado. En tal sentido, se logró la detención de Demetrio Santacruz (alias "Paveto") y Emiliano Col­mán, quienes cobraron el monto mencionado.

El dinero ya no fue recuperado. Desde entonces, sus captores no han tenido contacto con los allegados del secuestrado, pese al desesperado y reite­rado pedido que realizaron constantemente. Posteriormente, fue­ron cumpliendo con ciertas exigencias, como la entrega de víveres a varias poblaciones cercanas. En la zona, las familias son perma­nente objeto de extorsiones por personas que se hacen pasar por integrantes del EPP para sacarles dinero.