El Gobierno impulsará ante el Parlamento Nacional la aproba­ción de una Ley que permita el acceso gratuito a la titula­ción de tierras públicas a per­sonas en situación de pobreza y pobreza extrema que resi­den y trabajan en las colonias del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y la Tierra (Indert). También contempla darles viviendas, asistencia técnica productiva y asisten­cia económica, acompañado de los servicios sanitarios.

El titular del Indert, Justo Cárdenas, presentó ayer en Mburuvicha Róga al presi­dente de la República, Hora­cio Cartes, la conclusión y ela­boración del proyecto de Ley que aseguró que será la más revolucionaria de todos los tiempos en término de abor­daje integral de las personas en situación vulnerable para quitarlas definitivamente de esa condición. El beneficio alcanzará a aproximadamente 7500 familias que están ocu­pando tierras públicas.

Cárdenas explicó que la Ley consta de cuatro elementos que se busca incorporar al patrimonio de las personas censadas. Estos son: el acceso a la tierra, el acceso a la vivienda social, el acceso crediticio y una asistencia técnica. "Es a los efectos que la productivi­dad sea realmente el factor que genere bienestar y un mayor nivel de vida y con ello una mayor calidad de vida", señaló.

Con relación a la aceptación en el Parlamento, aseguró que la perspectiva es la de tener muy buena receptividad, ya que todos los que trabajan en el sector público se deben a la ciudadanía y en mayor medida a ayudar en la lucha contra la pobreza.

Justificó que la normativa será la forma más efectiva de lucha contra la pobreza. "Es una ley que interviene a los sectores más vulnerables del país y entrega la tierra a este sector de forma individual, de manera vitalicia, es decir, que el usu­fructo es de carácter vitalicio, por lo que el beneficiario no podrá vender nunca la tierra que le fue entregada dentro del marco de esta Ley", expresó.

PAGO MÍNIMO BAJÓ AL 3%

El Poder Ejecutivo promulgó a fines de setiembre pasado la ley que establece una reducción del 10% al 3% el pago mínimo para acce­der a un título de propiedad, para los campesinos beneficiarios de las tierras públicas.

La normativa permitió regularizar la tenencia de la tierra donde viven los labriegos, quienes de esa forma, además, pudieron ingresar a la economía formal. Antes de su implementa­ción una gran mayoría no podía alcanzar el pago del 10% que regía en la legislación anterior.

De esta manera, la titulación de lotes agrí­colas entró en una nueva etapa, marcando un hito en la historia de la reforma agraria en el Paraguay. La titulación de los lotes agríco­las es un objetivo central del Gobierno, en el marco del combate a la pobreza rural, porque facilita la incorporación de las familias campe­sinas al sistema financiero y crediticio.