El precandidato a la Pre­sidencia por el movi­miento Honor Colo­rado, Santiago Peña, cuestionó las viejas prácticas de la polí­tica como la compra de votos durante las elecciones, extor­sión y chantaje. En este sen­tido, lamentó que su principal adversario político para las internas coloradas, el senador disidente Mario Abdo Bení­tez, busque reavivar dichas costumbres.

"Son prácticas del pasado, la gran mayoría no quiere vol­ver a esas prácticas y lastimo­samente lo que él (Mario) ha hecho es refrescar esas viejas prácticas que todos queremos olvidar, porque esa gente que está dispuesta a vender su voto no es a la que le sobra el dinero", mencionó ayer el ex ministro de Hacienda en contacto con la radio 780 AM.

Abdo Benítez participó el 19 de setiembre de un acto polí­tico donde se despachó con un furibundo discurso ins­tando a sus seguidores a infil­trarse en Honor Colorado para "comer empanadas", "tomar Pulp gratis" y exigir "500.000 guaraníes" a cambio de sus votos para el próximo 17 de diciembre. El disidente aclaró que el dinero recibido sería supuestamente para votar por Santiago Peña, pero que finalmente sería a favor suyo.

Peña no descartó que este modelo que representa a los dirigentes del sector del movi­miento Colorado Añetete logre conseguir su objetivo con un sector de la ciudadanía. El ofi­cialista sostuvo que con tal hecho se busca humillar a los más necesitados de esta forma. "Es una actitud bastante repro­chable, pero de alguna manera demuestra las viejas prácticas del modelo que ellos represen­tan", expresó.