El ex ministro del Interior de la era Fernando Lugo, Rafael Filizzola, habría incurrido en un hecho de "lesión de confianza", según el doctor Luis Canillas.

La administración del entonces ministro del Interior, Rafael Filiz­zola, aparte de hacer compras de leche y balines de goma a precios leoninos, también realizó contrataciones direc­tas de servicios sin el reque­rido proceso de licitación. Tal es el caso de la empresa Mega Global Comunicacio­nes, propiedad de Edita Irene Orzusa Torres, a la que -por vía de la excepción- se adju­dicó el montaje y decoración de un stand en la Expoferia 2010, por valor de 80 millo­nes de guaraníes.

La Nación accedió a docu­mentos que reflejan indicios irrefutables de que la men­cionada contratación se rea­lizó al margen de lo estable­cido en la Ley 2051/03 "De Contrataciones Públicas".

Según consta en la Resolu­ción N°. 312, de fecha 26 de julio del 2010, firmada por el entonces ministro del Interior, Rafael Filizzola, y por la secretaria general Rocío Hermosa Darmany, la citada cartera de Estado autorizó "adjudicar la con­tratación directa por Excep­ción No. 9/2010" a favor de la empresa Mega Glo­bal Comunicaciones RUC 1564148-1, por un monto total de G. 80.00.000".

Un dato curioso es que la adjudicación fue hecha el 26 de julio del 2010 para un evento cuyo inicio estaba previsto para el 9 de julio del 2010. La inauguración del stand del Ministerio del Interior, en el predio ferial de la Asociación Rural del Para­guay (ARP), se realizó en la noche del 13 de julio del 2010, según publicaciones del dia­rio ABC Color de esa época y que obran en los archivos de la citada institución.

Luis Canillas, asesor jurídico EBY.
Luis Canillas, asesor jurídico EBY.

PROCESO IRREGULAR

Para apelar a la contratación directa, Filizzola invocó el artículo 33 inciso "g" de la Ley N°. 2051/03 "De Contra­taciones Públicas". El men­cionado artículo refiere que las contrataciones directas serán autorizadas en caso de que "existan razones justi­ficadas para la adquisición o locación de bienes por razones técnicas o urgen­cias impostergables".

Sin embargo, según fun­cionarios del Ministerio del Interior, en este caso no ameritaba aplicar la "vía de la excepción", puesto que es sabido que la expoferia de Roque Alonso es anual, lo que da el tiempo necesa­rio como para llevar ade­lante el proceso licita­torio a fin de escoger a la empresa que presente la oferta más conveniente para las arcas del Estado. Por esta razón, no se trató de un caso de urgencia ni mucho menos un evento no previsto que haya merecido eludir un llamado a licita­ción pública para la adjudi­cación pertinente.

Otro punto llamativo es que, según el Pliego de Bases y Condiciones, el plazo de entrega del servicio fue fijado en 48 horas, antes del inicio de la feria, y la vigencia del contrato se estableció desde el momento de la firma hasta el 30 de julio del 2010. Sin embargo, recién el 26 de julio Filizzola firmó la Resolución de adjudicación, por lo que se puede colegir que el contrato tuvo ape­nas cuatro días de vigencia.

LA ERA DE LA DESPROLIJIDAD

El asesor jurídico de la Entidad Bina­cional Yacyretá, Luis Canillas, afirmó que la administración de Rafael Filizzola al frente del Minis­terio del Interior se carac­terizó no solo por los altos costos pagados a provee­dores sino también por la falta de transparencia en el uso de los recursos públicos.

"Yo no soy penalista, pero para mí es lesión de con­fianza", dijo, al referirse a la contratación sin licita­ción de la firma Mega Glo­bal Comunicaciones.

Dijo que se han detectado igualmente otros indicios de irregularidades en obras de las comisarías, lo que ha dejado "varios muertos" a la actual administración.