El Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) resolvió ayer no hacer lugar a un pedido de aclaratoria que fue pre­sentado por los abogados de Óscar Chávez. Tras cono­cerse el documento, tanto Chávez como Rodolfo Fried­mann se autoproclamaron como legítimos gobernado­res del Guairá, argumen­tando cada uno que la deci­sión le favorece.

Ramiro Sisul y Jorge Portillo, representantes del primero, habían solicitado al TSJE una precisión sobre la sentencia número 19 del 25 de agosto pasado, en la cual la máxima instancia confirmaba lo resuelto por el Tribunal Elec­toral del citado departamento. Se refería a las resoluciones 2 y 3 de la Junta Departamen­tal, en las cuales se aceptaba la renuncia de Friedmann y se nombraba como titular al concejal Chávez.

En estas condiciones, no existe claridad en torno a quién de los dos corresponde el cargo de jefe departamental. También queda pendiente un pedido remitido por el Ministerio de Hacienda al TSJE, en el que la institución pide aclarar a nom­bre de quién debe registrar el envío de recursos para el pago de salarios a los funcionarios de la Gobernación.

Friedmann manifestó ayer que espera que se normalice la situación y que aguarda que la cartera de Hacienda pueda liberar los fondos. "Estamos aguardando que se normali­cen las cosas en la Goberna­ción. Hay funcionarios que deben cobrar sus salarios", expresó en declaraciones a la radio 1020 AM.

Sostuvo que el TSJE debe pro­teger el voto popular y a una autoridad electa. Alegó que la administración sigue a su cargo y las veces que puede "opera con los bancos de plaza". "El Ministerio de Hacienda no envía los fondos porque dice que hay una inestabilidad y no está claro quién es el adminis­trador. Los 230 funcionarios tienen que percibir sus sala­rios atrasados, no hay manera de justificar que no se les esté pagando", expresó.