Durante la reunión de los presidentes de Paraguay y Argen­tina, Horacio Cartes y Mau­ricio Macri, respectivamente, junto con autoridades de la Confederación Sudame­ricana de Fútbol (Conme­bol) y de las asociaciones de balompié de ambos paí­ses, se acordó trabajar para que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, mantenga un encuentro el 4 de octubre próximo con los presidentes de las tres naciones, con miras a la organización de la Copa del Mundo 2030. La sede será la capital argentina.

También consensuaron que se realice una primera reu­nión en Asunción, el 25 de este mes, entre los represen­tantes de los países que lle­van adelante la propuesta de realización del Mundial de Fútbol y la Conmebol para coordinar detalles de la orga­nización. El objetivo es man­tener contactos periódicos para avanzar en ese sentido.

El tema fue abordado en el marco de la visita del presi­dente Cartes al vecino país para reunirse con su homó­logo Mauricio Macri, opor­tunidad en que ambos man­datarios dialogaron sobre varios temas, entre ellos la presentación conjunta de los tres países –con la República Oriental del Uruguay– como postulantes para la organi­zación de la Copa del Mundo 2030.

La entrevista entre los presi­dentes se desarrolló en la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, y contó con el acompañamiento del minis­tro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga, y miembros del gabinete del jefe de Estado paraguayo. Asimismo, estuvo presente el titular de la Con­federación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Ale­jandro Domínguez, y el pre­sidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), Robert Harrison.

Participó también el secretario gene­ral de la Presidencia argen­tina, Fernando de Andreis; el titular de la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA), Claudio Tapia; el presidente de Boca Juniors, Daniel Ange­lici, y otros. La organización del máximo encuentro depor­tivo despierta gran interés de parte de los gobiernos de los países sudamericanos por su adhesión en todo el orbe y los resultados positivos que traerá para esta parte del continente en varios sen­tidos, principalmente en lo económico.