El proyecto de maquinización del brazo Aña Cuá, iniciativa aprobada por el Consejo de Administración de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), que consiste en la ampliación de la central hidroeléctrica, atraerá muchos beneficios para el país: mayor producción de energía y fuentes de trabajo.

El director de la EBY, Ángel María Recalde, señaló que nuestro país necesitará "nuevas fuentes de generación que se incorporen al parque generador paraguayo". Explicó que en años futuros, nuestro país solo tendrá energía para vender a terceros países, de tal manera con esta iniciativa el Paraguay asegura plenamente su eficiencia energética para el futuro.

La maquinización de Aña Cuá significará un aumento del 10% en la generación de energía a través de la instalación de tres turbinas, y por lo tanto un 10% en el aumento de recaudación por venta de energía para la EBY, lo había anunciado meses antes el ex director de la entidad, Miguel Fulgencio Rodríguez, en comunicación con La Nación. También no maquinizar el brazo sobre el río Paraná significaría un perjuicio de 80 millones de dólares.

Por otra parte, el actual gobernador saliente de Itapúa y precandidato a la vicepresidencia por el movimiento Honor Colorado, Luis Gneiting, anunció durante una conferencia en el departamento de Misiones que la obra dará fuentes de trabajo para más de 3.000 paraguayos durante los siguientes años.

El proyecto ha sido aprobado hace 10 años por el Consejo de Administración de la Entidad y ya no requiere aprobación legislativa. La obra será financiada con fondos propios de la represa. El brazo Aña Cuá está incluido en el Anexo B del Tratado de Yacyretá.