A casi una semana de su llegada a la Capital, ayer, los campesinos miembros de la Coordinadora Nacional Intersectorial endurecieron su medidas de fuerza, y no solo con una extensa marcha por las calles de Asunción, que de por sí ya generaba un caos en el tránsito vehicular. Los manifestantes decidieron hacer un paro prolongado a lo largo de la avenida Estados Unidos. Con bloqueos y piquetes en todas las bocacalles de entrada y salida al microcentro capitalino.

La situación agravó aun más el caótico tránsito en pleno horario pico, en que el mayor número de trabajadores intentaban llegar a su lugar de trabajo. El bloqueo se produjo sobre la calle EEUU, desde Tte. Fariña hasta Cerro Corá. Si bien, la Policía Municipal de Tránsito hacía un esfuerzo de desviar a los automovilistas, el tráfico llegó a ser casi tan lento de avanzar 10 metros, en intervalos de 3 a 5 minutos de espera.

En tanto, que la Policía Nacional acompañó a los manifestantes con la orden de ser "tolerantes" y evitar recurrir a la violencia. Señaló que si bien las leyes están para ser acatadas y no para negociarlas, procuran mantener una máxima flexibilidad para evitar un peor desenlace.

"La instrucción que se recibe desde el comando es tratar de no prestarnos a un juego o no ser parte de un hecho de violencia y por más que ellos ellos inciten, tratar de buscar la solución en la forma más pacífica que es el diálogo y por sobre todo hacerles entender que el derecho de ellos termina donde empieza el de los otros", indicó la comisaria Elisa Ledesma, vocera de la institución policial.

Los labriegos llegaron hace una semana a la capital, exigiendo la aprobación de una Ley que declare en emergencia la agricultura familiar. En principio solicitaban la condonación de las deudas de créditos en el sector público y privado, que orillaba los 34 millones de dólares. Ahora están en negociaciones con legisladores de la Cámara de Senadores.