El presidente del Instituto de Previsión Social (IPS), Benigno López, sostuvo que de 300.000 asegurados con que contaba la previsional en el 2006, la cantidad pasó a 1.500.000 personas, pero que en todo ese tiempo no hubo inversión en infraestructura. "No podemos cambiar el IPS si seguimos haciendo lo mismo. Son años de no haber invertido en el asegurado, de no hacer las obras que la gente reclama", dijo la Radio 970 AM.

Agregó que el hospital central, tal vez sea el más importante del país, teniendo en cuenta que actualmente pasan diariamente por el nosocomio 20.000 asegurados.

"El problema del servicio de Urgencia es que, en 24 horas tenemos que internarlo (al paciente), si amerita, pero no tenemos dónde internarle porque el hospital que era para 600 camas, hoy recibe 1.200 internados", expresó.

Reconoció que los reclamos de los asegurados en Asunción, Central y el interior en cuanto a falta de mejoras en infraestructura, mantenimiento y equipos tienen sentido. "No tenemos esa capacidad de respuesta como la gente cree. Tal vez se deba al hecho de que manejamos también los fondos jubilatorios. Y la gente no entiende como en un bolsillo tenemos US$ 1.800 millones y en el otro hayan necesidades", mencionó.

Explicó que su administración no puede solucionar todos los problemas en un año, porque se trata de décadas de desidia. Al respecto aseguró que se están planteando reformas legales importantes, pero que la gente común no acepta esas actualizaciones. Al referirse concretamente a las trabas que se tienen en la parte de atención a la salud, manifestó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo un análisis de la sostenibilidad de la institución en el tiempo.

"El resumen del informe es que tenemos problemas de financiamiento en salud y vamos a tener problemas de jubilación en 20 o 25 años", aseguró. Dijo que el Estado debe hacerse cargo de las enfermedades catastróficas. Eso sería un alivio importante para el IPS, porque el 3% de los asegurados se lleva el 45% del presupuesto, puntualizó.