Luego de cinco fracasadas sesiones por falta de quórum, el bloque mayoritario acudió y permaneció en plenario durante ocho horas de debate, donde el 90% del tiempo se dedicaron a una catarsis sobre la crisis política que generó la aprobación del proyecto de enmienda. En medio de un ambiente tenso que de momento, se crispaba por los gritos y abucheos de los propios parlamentarios.

En el capítulo de peticiones, los parlamentarios se explayaron en la manifestación de sus posturas, sin limitación del tiempo, en relación a la manifestación violenta, el incendio del Senado, y la muerte del joven líder liberal Rodrigo Quintana, entre el 31 de marzo y el 1 de abril.

Si bien el debate se desarrolló con cierta tranquilidad, de momento el tono de las acusaciones de uno y otro bando por la responsabilidad de la crisis llegaba casi a los golpes, de no ser porque entre los propios colegas se atajaban para que no se pierda el equilibrio del plenario y se diera por levantada la sesión.

“Vendido, ladrón”, … de todo se dijeron Wagner y Gómez Verlangieri.FOTO:FERNANDO RIVEROS
“Vendido, ladrón”, … de todo se dijeron Wagner y Gómez Verlangieri.FOTO:FERNANDO RIVEROS

El momento de mayor tensión fue cuando le llegó el turno al senador colorado oficialista Nelson Aguinagalde que con su característica forma de expresarse y elevado tono de voz, expuso un video señalando a los líderes políticos opositores responsables del atropello y gestores del atraco a la sede legislativa. Esta actitud generó el enfurecimiento de los senadores opositores y disidentes que a los gritos le refutaban sus argumentos.

Asimismo, las acusaciones contra el senador Acevedo, por rechazar la aprobación de la enmienda, fue duramente cuestionado por sus colegas que conforman la mayoría. Incluso el senador oviedista Jorge Oviedo Matto, dijo que lo "tienen secuestrado" el bloque minoritario. Reprochó su mandato, lo responsabilizó por los incidentes que acabaron con la vida de Rodrigo Quintana (25), y dijo que "sobran argumentos" para destituirlo.

Acevedo, solicitó al senador Adolfo Ferreiro que es cuarto en prelación en ejercer la presidencia por ser el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, ante la ausencia en la sala de los vicepresidentes primero y segundo.