José Carlos Acevedo, el jefe comunal de la capital del Amambay, nuevamente es noticia, aunque de manera negativa. El intendente vinculado al efrainismo agredió a un trabajador de la prensa.

Haciendo gala de soberbia y una peligrosa actitud, más propia de pandilleros o de barrabravas, Acevedo agredió este lunes a un cronista de radio, por el simple hecho de haber filmado su atrevida y maleducada conducta contra un concejal colorado a quien increpó duramente y a los gritos en plena sesión de la junta municipal, según relató el propio periodista.

David Figueredo es el periodista que fue agredido por Acevedo. El mismo trabaja para la 98.5 FM “Sin fronteras”, quien en un video filmado por él se puede ver desencajado intendente liberal cuando en forma altanera invade el recinto legislativo y comienza a increpar duramente al concejal colorado Juancho Acosta, de la bancada de la ANR.

Figueredo explicó que -como cualquier otro lo hubiera hecho- comenzó a filmar con su celular la prepotente actitud del intendente municipal pedrojuanino, aunque no consiguió captar qué era lo que Acevedo le reclamaba al concejal Acosta.

Añadió que, en un momento dado y cuando se retiraba Acevedo pasó junto a él y vio que estaba siendo filmado, le increpó preguntándole para que estaba filmando y le manoteo su herramienta de trabajo para tratar de evitar que continuara haciéndolo.

Con la única intención de recuperar su celular Figueredo se puso a forcejear con el jefe comunal, quien en lugar de devolvérselo comenzó a pasarlo de mano en mano con algunos concejales de su grupo político, hasta que acabaron dejándolo sobre la mesa de sesiones, y ahí recién pudo recuperarlo.

“La sala de la Junta Municipal es un lugar público donde los periodistas normalmente ingresamos a realizar nuestras coberturas diarias y yo creo que nadie nos puede impedir que hagamos nuestro trabajo”, dijo el cronista radial.

No es la primera vez que tanto este personaje, como su hermano el senador Roberto Acevedo, protagonizan este tipo de hechos bochornoso, ya que su costumbre es la de intentar avasallar y pisar encima de cualquier persona que no esté de acuerdo con lo que hacen o piensan, detalle que la ciudadanía debe de tener muy en cuenta en la hora de elegir a sus candidatos el próximo 17 de diciembre.