Los representantes de las empresas tabacaleras se reunieron hoy con la Comisión de Hacienda de la Cámara de Senadores para discutir sobre el incremento del impuesto al tabaco en el país. Dejaron en claro cuál es la postura que tienen en relación a esta modificación.

Empresarios tabacaleros se mostraron a favor del aumento del impuesto al tabaco entre el 1 o 2% en país, y plantearon que el reajuste en este impuesto se implemente de manera gradual sin superar la franja del 10% del gravamen. En este sentido, el gerente de Tabacalera del Este Sociedad Anónima (TABESA), José Ortiz, sostuvo que está en desacuerdo con la ley de trazabilidad que desea implementarse desde la Cámara Alta.

El empresario afirmó en este sentido que un gravamen no puede ser objeto de un incremento del 10% con respecto a la misma imposición. “Cuando se tiene un impuesto, no se le puede cobrar al afectado otra vez el costo del impuesto, entonces hay en discusión un poco técnica e impositiva, legal inclusive”, manifestó.

Ortiz indicó además que el ajuste que se plantea aplicar el Senado no es solo del 14%, sino de un 80% en relación al mismo impuesto, y agregó en este sentido que el tabaco ya está afectado por otras imposiciones como el IVA (Impuesto al Valor Agregado), el selectivo al consumo y el impuesto a la renta.

El presidente de la Asociación de Tabacaleros del Paraguay señaló por otra parte, que la ley de trazabilidad es exagerada y que la misma se debe aplicar de manera moderada.

“La trazabilidad es importante, pero ese es un proyecto de ley absolutamente exagerado, la trazabilidad es algo que tenemos que sentarnos y ver qué es lo útil para el Estado, tanto en el control de los productos desde el punto de vista de los vencimientos, fecha de consumos, hasta donde se consuma, tiene que ser algo moderado, no poner condiciones que ni en Noruega ni en Canadá existen”, cuestionó.

Finalmente, señaló que de aplicarse el aumento del impuesto podría generarse efectos negativos en el mercado paraguayo, como la invasión de productos de contrabando. “Va tener una disminución brutal de la producción, se va generar un mercado negro dentro del territorio paraguayo, van a invadir los productos de contrabando de China e India, como ocurre en todos los países cargados de impuestos”, sostuvo el empresario.