La agente fiscal Teresa Martínez, de la Uni­dad Especializada en la Lucha contra la Trata de Personas, procedió a la deten­ción de 8 indígenas adultos y al rescate de 6 menores de su misma parcialidad. La inter­vención se realizó durante la madrugada de ayer en inme­diaciones de la sede del Insti­tuto Paraguayo del Indígena (INDI).

Se trata de 5 hombres y 3 muje­res indígenas, que fueron denunciados por presunta­mente explotar sexualmente a niños. De igual manera, res­cataron a 6 menores de edad de la comunidad Mbya Gua­raní, de entre 8 a 13 años.

La intervención estuvo a cargo del Ministerio Público, con el apoyo de efectivos de la Policía Nacional de Antitrata, y de funcionarios de la Secre­taría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA) y cuatro comisarios de las comunida­des nativas.

Según los datos, la mayoría de los indígenas pertenecerían a la parcialidad Mbya Gua­raní de la localidad de Campo 9, Caaguazú. "Los varones estaban pidiendo dinero en la calle y las niñas eran explo­tadas sexualmente. Hay una clientela, si no hay demanda, no hay oferta. Hay gente ines­crupulosa que se aprovecha de los menores", afirmó la fiscala Martínez.

Los demorados fueron tras­ladados a la base del Depar­tamento de Lucha contra la Trata de Personas del Minis­terio Público. De acuerdo a la comisario Marina Franco, los 8 detenidos aún no fue­ron identificados, pero una vez individualizados serían imputados. "Son varios meno­res, la Secretaría de la Niñez se encargará de ellos. Noso­tros estamos con las personas demoradas para la identifica­ción", afirmó Franco en con­tacto con la 970 AM.

PLAZA DE ARMAS

Una mujer indígena, identi­ficada como Adriana Martí­nez (37), de la comunidad Pin­do'i de Caaguazú, fue detenida ayer a las 11:45, en la Plaza de Armas de Asunción. La misma estaría vinculada a la investi­gación encarada por el Minis­terio Público sobre trata de personas indígenas.