• POR CAROLINA VANNI
  • Enviada especial
  • carolina.vanni@gruponacion.com.py

Peregrinar a Caacupé es la actividad reli­giosa más tradicional y popular del país. La feligre­sía lo hace desde hace déca­das, especialmente los que hicieron alguna promesa a la Virgen y recibieron la gra­cia solicitada.

Sin embargo, esta devoción tiene su costo y no es solo de traslado, sino de comida, bebida, estacionamiento para los que van en vehícu­los particulares y hasta los que van por primera vez, que compran recuerdos.

La mayoría aborda el bus o va en vehículos hasta deter­minados lugares y luego ini­cian el peregrinaje. Aunque normalmente los pere­grinos vienen dotados de tereré bien frío, casi siem­pre resulta indispensable gastar en algo más.

El hielo se vende desde G. 1.000. En el trayecto del peregrinaje, el agua en bote­lla es casi oro incoloro, especialmente si se compra de los puestos callejeros. La de 500 ml cuesta G. 5.000; la de 2 litros, entre G. 6.000 y 10.000. La gaseosa de 200 ml se vende a G. 5.000, mientras que la de 500 ml está entre G. 6.000 y G. 8.000.

A la hora de comer: butifarra y chipa. La primera se vende de dos formas: hervida, por unidad y fría a G. 2.000 y 2.500 cada una, o caliente, cocinada a la parrilla a G. 5.000.

Asaditos, chorizos, butifarras y chipas son el menú preferido de los peregrinantes.FOTO: CARLOS JURI
Asaditos, chorizos, butifarras y chipas son el menú preferido de los peregrinantes.FOTO: CARLOS JURI

La chipa se compra desde G. 2.000, aunque las más gran­des se ofrecen en G. 10.000. El cocido se oferta en puestos a G. 3.000. Otros alimentos de mayor consumo del popular peregrino son los asaditos y los chorizos, que cuestan G. 5.000.

En los alrededores del santua­rio existen dos supermerca­dos: uno frente a la plaza Tte. Fariña y otro en la esquina de la explanada. Ambos están siempre repletos de clientes que buscan alguna ventaja para comprar alimentos o bebidas, aunque también se venden calzados y ropas.

BAÑO

Aunque están habilitados los baños portátiles, que no tienen ningún costo, estos no dan abasto, por lo que la gente se rebusca en las casas que alquilan el uso del sanita­rio. Para las necesidades bási­cas se cobra G. 2.000 (incluye un pedazo de papel), mientras que las duchas son a partir de G. 10.000.

Los locales gastronómi­cos, así como otros tipos de comercios, reservan el uso del sanitario exclusivamente para los clientes y aquellas personas que lo solicitan deben abonar por el uso.

Muchas casas privadas cobran en estos días por el uso del sanitario.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN
Muchas casas privadas cobran en estos días por el uso del sanitario.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN

ESTACIONAMIENTO

El aparcamiento de los vehículos es uno de los prin­cipales problemas para las personas que vienen con sus propios autos. A dos o tres cuadras del santuario, el esta­cionamiento callejero cuesta G. 10.000 y es por la utiliza­ción del espacio, sin impor­tar el tiempo. El cobro lo hace personal autorizado por la Municipalidad de Caacupé. Los estacionamientos priva­dos cobran desde G. 15.000. ­