En repudio a la decisión de Diputados de negar una adenda presu­puestaria a la Universidad Nacional de Asunción para aumento de salarios, fun­cionarios administrativos de la UNA cerraron ayer –de forma intermitente– la ave­nida Mariscal López. Alegan ser profesionales y que hace más de 10 años que no reci­ben aumento de salario, sino el recorte de los beneficios y que por ello iniciaron el paro de forma indefinida o hasta el tratamiento del presupuesto en la Cámara de Senadores, explicó Lucio Medina, vocero de los funcionarios.

Estos iniciaron ayer la medida para exigir al Poder Legislativo un aumento sala­rial para al menos el 25% de los funcionarios adminis­trativos, que representaría G. 42.000 millones, indicó Medina.

"Nos pronunciamos con total repudio al incumplimiento del contrato colectivo y soli­citamos el reajuste salarial del 25% de los funcionarios admi­nistrativos de la UNA", reza la nota de los funcionarios diri­gida al rector Abel Bernal.

En la carta advierten que –en coordinación con todos los sindicatos de la UNA– reali­zarán movilizaciones dentro y fuera del campus universi­tario, con pancartas, bom­bas y silbatos, hasta llegar al paro general si no es aten­dido el pedido en el Congreso Nacional. Esto paralizará algunos servicios, como aper­tura de los edificios, recep­ción y entrega de los docu­mentos, cobro de aranceles, legalizaciones, concesión de títulos, certificados de estu­dio, legajos, servicios de lim­pieza y mantenimiento, entre muchos otros.

Medina aseguró que el aca­tamiento es general por todos los sindicatos y federa­ciones de funcionarios de la alta casa de estudios y solici­tan el apoyo de los estamen­tos, tanto de estudiantes, docentes como egresados, ya que ellos –los adminis­trativos– no cuentan con representación en los espa­cios de decisión en la UNA y que por ello el salario no fue reajustado desde hace 10 años y que los beneficios se fueron recortando.